Ciencia

Alertan de las máscaras de silicona hiperrealistas que ya están usando los delincuentes

En las películas de la saga Misión: imposible, uno de los rasgos comunes es la existencia de máscaras hiperrealistas que tanto Tom Cruise como los villanos usan para despistar a sus enemigos. Pero aunque siempre han parecido demasiado increíbles (de hecho, son imágenes alteradas digitalmente), la realidad ya está igualando a la ficción.

La BBC publica un reportaje en el que alerta de que los delincuentes están empezando ya a usar máscaras de este tipo que son casi imposibles de detectar. Su nivel de detalle es extremo: arrugas, pelos, pecas… Cubren hasta el pecho y tienen orificios en nariz y boca que se ajustan al rostro del que la lleva.

En 2010 se reportó un caso de un hombre asiático que pasó el control de pasaportes del aeropuerto de Hong Kong con una máscara que lo convertía en un hombre blanco, el dueño del pasaporte que había robado. Cometió la torpeza de quitarse la máscara en el avión que lo llevaba a Canadá, y los pasajeros denunciaron los hechos. Fue detenido.

En 2016, un hombre afroamericano fue detenido tras ser captada su imagen en una cámara de seguridad en un atraco a un banco. Posteriormente, se supo que el atracador era blanco, pero llevaba una máscara. Fue gracias a que la novia del ladrón encontró una máscara hiperrealista y una bolsa con dinero y avisó a la Policía.

Y más recientemente, el año pasado, se conoció un caso de estafa de 70 millones de euros, en el que el estafador usó una máscara hiperrealista que lo convirtió en Jean-Yves Le Drian, ministro francés de Defensa. Sólo el lenguaje que empleaba, que resultó sospechoso a las víctimas, frustró la estafa.

Un estudio de la Universidad de York, en Gran Bretaña, reveló que es muy difícil detectar estos casos. Organizaron un evento en el Museo de Ciencias de Londres en el que participaba una persona con una máscara hiperrealista. Al público se le preguntó si habían detectado a una persona con una máscara. Sólo el 13% del público lo detectó de inmediato. Del resto, sólo el 11% la detectó tras una serie de preguntas. E incluso cuando los investigadores confirmaron al público que había una persona con máscara, todavía un 10% del público era incapaz de detectarla.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies