Ciencia

Alertan de los riesgos de posibles choques entre satélites abandonados

La organización de seguimiento de basura espacial LeoLabs ha informado de que los dos satélites inactivos que orbitan la Tierra —y sobre los que había alertado que podrían colisionar este jueves entre sí y desintegrarse en miles de pequeños fragmentos que supondrían un peligro para la integridad de otros satélites espaciales— finalmente no han colisionado y, de momento, no han registrado la presencia de nuevos escombros.

«Tras el acercamiento de los dos satélites entre sí no hemos encontrado más escombros en el espacio. Este evento nos ha servido para subrayar los riesgos de colisión entre satélites abandonados«, han informado a través de Twitter.

Esta organización explicó que la posibilidad de que estos dos aparatos impactaran era de 1 entre 20, aunque recalcó que lo más probable era que se cruzaran a una distancia de 5 a 10 metros.

La alarma saltó el día 27 de enero cuando este grupo anunció en la red social que estaba siguiendo «el acercamiento» entre el IRAS (13777) y la GGSE-4 (2828). «Estamos monitorizando un incidente de aproximación cercana que involucra a IRAS (13777), el telescopio espacial fuera de servicio lanzado en 1983, y el GGSE-4 (2828), una pieza de carga experimental de EE. UU. lanzada en 1967», anunció.

En un principio, la compañía anunció que las probabilidades de choque eran de 1 entre 1000, aunque fueron aumentando paulatinamente según los cálculos realizados en base a los datos obtenidos por los radares de LeoLabs.

Las alertas por posible colisión no son algo tan raro en la industria espacial. En septiembre, la Agencia Espacial Europea (ESA) anunció haber evitado el choque de uno de sus satélites con otro de una constelación perteneciente a la compañía estadounidense SpaceX.

La ESA señaló en un comunicado que su satélite de observación de vientos en la atmósfera Aeolus Earth encendió sus propulsores para esquivar la trayectoria de un satélite perteneciente a la constelación Starlink de SpaceX.

Ese mismo mes, el centro de control espacial de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, que vigila los objetos que orbitan en torno a la Tierra, alertó de la posibilidad de colisión entre el Aeolus y el Starlink44, uno de los primeros satélites de la constelación Starlink, que prevé aumentar su número hasta los 12.000 a mediados de la próxima década.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies