Ciencia

Descubren el origen de la saciedad: las células cerebrales cambian de forma después de una comida

Investigadores de Francia y Luxemburgo han revelado los mecanismos cerebrales de la saciedad, es decir, los que hacen que al terminar de comer se produzca la sensación de estar lleno, que implican una serie de reacciones desencadenadas por un aumento en los niveles de glucosa en sangre, según publican en la revista ‘Cell Reports‘.

Los circuitos neuronales de nuestro cerebro que gobiernan las sensaciones de hambre y saciedad pueden modificar sus conexiones, ajustando así el comportamiento de alimentación a las condiciones de vida y manteniendo un equilibrio entre la ingesta de alimentos y el gasto calórico. Los científicos sospechan que esta plasticidad podría estar alterada en los sujetos obesos.

El nuevo estudio, realizado en ratones, han colaborado el Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS, por sus siglas en francés), el Instituto Nacional de Investigación para la Agricultura, la Alimentación y el Medio Ambiente (Inrae), la Universidad de Borgoña, la Universidad de París, el Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica (Inserm).

Un equipo dirigido por Alexandre Benani, investigador del CNRS en el Centro para el Comportamiento del Gusto y la Alimentación (CNRS / Inrae / Universidad de Borgoña / AgroSup Dijon), ha demostrado que estos circuitos se activan en el lapso de tiempo de una comida, regulando posteriormente el comportamiento de alimentación. Sin embargo, esta activación no ocurre a través de un cambio en las «conexiones» del circuito.

Los científicos se centraron en las neuronas POMC del hipotálamo, ubicadas en la base del cerebro, que son conocidas por limitar la ingesta de alimentos. Están conectadas a una gran cantidad de neuronas de otras partes del cerebro, y las conexiones de este circuito son maleables: se pueden hacer y deshacer muy rápidamente en función de las fluctuaciones hormonales.

Los investigadores observaron que este circuito neuronal no se modifica después de una comida equilibrada, sino que otras células nerviosas asociadas con las neuronas POMC, conocidas como astrocitos, en realidad cambian de forma.

Los astrocitos son células nerviosas en forma de estrella que se estudiaron por primera vez por su papel de apoyo con respecto a las neuronas. En condiciones habituales, enfundan las neuronas POMC y actúan como pastillas de freno al limitar su actividad. Después de una comida, los niveles de glucosa en sangre (glucemia) aumentan temporalmente, y los astrocitos detectan esta señal y se retraen en menos de una hora: una vez que se libera este «freno», se activan las neuronas POMC, lo que finalmente promueve la sensación de saciedad.

Sorprendentemente, una comida rica en grasas no conduce a esta remodelación. ¿Significa esto que los lípidos son menos efectivos para satisfacer el hambre? Los científicos están tratando de determinar si desencadenan la saciedad a través de otro circuito. También queda por ver si los edulcorantes tienen los mismos efectos, o si atraen al cerebro al proporcionar una sensación adictiva de dulzura sin satisfacer el hambre.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies