Ciencia

El equipo del científico español Joan Massagué descubre nuevas vías para tratar el cáncer por metástasis

Los científicos del Instituto Sloan Kettering de Nueva York, liderados por el científico español Joan Massagué, descubrieron que las células que inician el proceso de metástasis –transmitiendo el cáncer a otra parte del cuerpo–, utilizan procesos naturales propios de la reparación de heridas. Este descubrimiento abre una nueva vía para encontrar un tratamiento contra la metástasis, responsable de alrededor del 90% de las muertes por cáncer.«Ahora ent#endemos la metástasis como la regeneración del tejido equivocado (el tumor) en el lugar equivocado (los órganos vitales distantes). Esto no es solo una metáfora. Es literalmente cierto en términos moleculares y fisiológicos», explicó Massagué en un artículo científico publicado en la revista Nature Cancer.Existen indicios anteriores que apuntaban a que los cánceres podrían utilizar vías de curación de heridas para apoyar su crecimiento. En la década de 1980, el investigador estadounidense Harold Dvorak denominó a los tumores «heridas que no sanan». Sin embargo, los nuevos hallazgos presentan la primera imagen detallada de cómo funciona este proceso en el nivel de células y moléculas.Para entender el descubrimiento, los investigadores explicaron las similitudes entre las heridas y la metástasis. En el primer caso, las heridas comunes son esencialmente una brecha que separa a unas células, hasta el momento estrechamente unidas, de forma repentina. Estas células se desplazan y forman nuevos tejidos para cerrar la herida, mientras que en la metástasis, las células dañadas por el cáncer se desplazan a otros órganos para formar nuevos tejidos que derivan en tumores.La metástasis no es un proceso fácil para las células cancerosas. En primer lugar, deben separarse con éxito de sus células vecinas, atravesar las capas de tejido que las separan de la circulación, nadar o arrastrarse a una nueva ubicación en el cuerpo a través de la sangre o el líquido linfático, y salir de estos vasos para echar raíces y comenzar a crecer en el nueva ubicación. Menos del 1% de las células cancerosas sobreviven al proceso y comienzan a crecer en el nuevo espacio.«Una vez que las células cancerosas aprenden a sobrevivir al estrés de un ambiente extraño, es muy difícil deshacerse de ellas», afirmó Karuna Ganesh , médico-científica del Programa de Farmacología Molecular del Instituto Sloan Kettering y una de las autoras del artículo. «Son una entidad completamente diferente del tumor en el que comenzaron», concluyó.La relación entre la metástasis y las heridas comunes se descubrió gracias a la molécula L1CAM, que se produce en la separación de células y es necesaria tanto para la reparación de las heridas como para la propagación de las células cancerosas. A partir de esta premisa, los investigadores intentaron descubrir si esta molécula también está involucrada en el origen de los tumores primarios, desde los que se produce la metástasis. Tras experimentar con ratones, descubrieron que no: los tumores se formaron bien sin la molécula. Ésto llevó a los investigadores a concluir que las células madre que forman los tumores son diferentes de las que forman las metástasis.En definitiva, el estudio demuestra que la metástasis no deriva de mutaciones genéticas sino de una reprogramación de las células –como en las heridas comunes que se producen en la piel por cortes o golpes–, que les permite regenerarse creando metástasis.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies