Ciencia

La misión china logra las primeras imágenes del subsuelo en la cara oculta de la Luna

La misión china Chang’E-4 continúa revelando secretos desde el lado oscuro de la Luna. Su rover, Yutu-2 ha sondeado la estratigrafía del subsuelo hasta una profundidad inédita y ha sondeado con su radar su composición.

Chang’E-4 (CE-4) aterrizó en el piso oriental del cráter Van Kármán, cerca del polo sur de la Luna, el 3 de enero de 2019. La nave espacial desplegó inmediatamente su rover Yutu-2, que utiliza el radar penetrante lunar (LPR) para investigar el subsuelo sobre el que deambula.

Según la agencia Sinc, los primeros resultados han sido publicados en la revista Science Advances y revelan tres niveles en el subsuelo. La primera capa es de regolito lunar, que se extiende por toda la superficie del satélite. Es un material fino que en algunas áreas alcanza los 12 metros de profundidad.

Debajo de esto, y hasta los 24 metros, se encuentra una segunda capa formada por rocas de entre 20 centímetros y tres metros de longitud.

En el tercer nivel, y hasta los 40 metros de alcance que tiene el radar, las rocas van dando paso paulatinamente a una nueva capa de arena.

Combinando la información del radar con datos tomográficos y análisis cuantitativos del subsuelo, los autores concluyen que el subsuelo lunar se compone esencialmente de “materiales granulares altamente porosos con rocas incrustadas de diferentes tamaños”, fruto de los impactos que ha recibido la Luna.

Es probable que el contenido sea el resultado de una galaxia turbulenta temprana, cuando los meteoritos y otros desechos espaciales golpearon con frecuencia la Luna. El sitio de impacto expulsaría material a otras áreas, creando una superficie en forma de cráter sobre un subsuelo con varias capas.

La misión china utilizó el LPR para enviar señales de radio a la superficie de la luna, alcanzando una profundidad de 40 metros por el canal de alta frecuencia de 500 MHz, más de tres veces la profundidad alcanzada anteriormente por CE-3. Estos datos permitieron a los investigadores desarrollar una imagen aproximada de la estratigrafía subsuperficial.

«A pesar de la buena calidad de la imagen del radar a lo largo de la ruta del rover a una distancia de aproximadamente 106 metros, la complejidad de la distribución espacial y la forma de las características del radar dificultan la identificación de las estructuras geológicas y los eventos que generaron tales características», afirma Su Yan, un autor correspondiente que también está afiliado a NAOC.

Los resultados de los datos de radar recopilados por el LPR durante los primeros 2 días de operación lunar proporcionan la primera imagen electromagnética de la estructura del subsuelo del lado lejano y la primera ‘verdad del terreno’ de la arquitectura estratigráfica de un depósito de eyección.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies