Ciencia

Unos investigadores ponen gafas 3D a una sepia para ver cómo calcula la distancia para acercarse a su presa

Quién hubiera pensado que serían necesarias unas gafas 3D para llevar a cabo un estudio con animales. Pues un equipo de investigación de la Universidad de Minnesota utilizó esta tecnología para determinar cómo las sepias perciben la distancia a la hora de atacar a sus presas.Estos cefalópodos cazan su comida desplegando sus tentáculos y, para tener éxito, han de calcular bien la profundidad para colocarse a la distancia adecuada. Si están demasiado cerca, la presa puede escapar, y si están demasiado lejos, sus extremidades no llegarán.Por ello, los investigadores estaban interesados en ver cómo estos animales miden los espacios. El equipo entrenó a la sepia para que utilizara gafas 3D y, con ellas colocadas, le pusieron imágenes de dos camarones caminando, cada una en una pantalla de ordenador diferente desde fuera de la pecera.El experimento, realizado en el Laboratorio Biológico Marino de Woods Hole, Estados Unidos, permitió a los científicos determinar que las sepias comparan la visión del ojo izquierdo con la del derecho para calcular la distancia a la que está su presa. Este proceso se llama estereopsis y es la misma forma en la que los humanos percibimos la profundidad.

«La manera en que la sepia reaccionó a las diferencias (en las imágenes) establece que utiliza la estereopsis cuando caza», dijo Trevor Wardill, profesor adjunto del Departamento de Ecología, Evolución y Comportamiento en la Facultad de Ciencias Biológicas. «Cuando podía ver al camarón solo con un ojo, lo que significaba que la estereopsis no era posible, los animales tardaban más tiempo en colocarse correctamente. Ver al camarón con ambos ojos, lo que significa que utilizaba la estereopsis, permitía a las sepias tomar decisiones más rápidas al atacar. Esto puede marcar la diferencia en la captura de una comida».Aun así, a pesar de que comparten esta característica con los humanos, parece que los «cerebros son significativamente diferentes», según explicó la profesora Paloma Gonzalez-Bellido. «Sabemos que los cerebros de las sepias no están segmentados como los humanos. No parecen tener una sola parte del cerebro, como nuestro lóbulo occipital, dedicada a procesar la visión. Nuestra investigación muestra que debe haber un área en el cerebro de las sepias que compara las imágenes del ojo izquierdo y derecho y calcula sus diferencias».De este modo, queda demostrado que estos animales son especiales, pues es posible que sean los únicos cefalópodos con capacidad para utilizar la estereopsis. La mantis religiosa es la única otra especie de invertebrados que tiene esta característica. Además, las sepias también tienen la capacidad de rotar sus ojos hacia delante, algo que no pueden hacer el resto de cefalópodos, como los pulpos o los calamares.»Este estudio nos lleva un paso más allá hacia el entendimiento de cómo diferentes sistemas nerviosos han evolucionado para enfrentar el mismo problema«, dijo la doctora Rachael Feord, primera autora del artículo de investigación. «El siguiente paso es diseccionar los circuitos cerebrales necesarios para el cálculo de la estereopsis en las sepias con el objetivo de averiguar las diferencias con nuestros cerebros».

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies