Tecnología

Amazon Echo (2020): el hermano mediano pasa a la liga de los mayores por su calidad de sonido

En la presentación de la última generación de sus Echo, Amazon ya anunciaba renovaciones que auguraban éxitos venideros: el nuevo diseño esférico no solo es más moderno en lo estético, sino que también permite la inclusión de más tecnología por tener mayor espacio. Además, la compañía aseguraba que se mejoraba la conectividad y el sonido del dispositivo. Y todo por 99,99 euros, el mismo precio que su predecesor.

En 20Bits hemos estado conviviendo con el Amazon Echo de 4ª generación durante unas cuantas semanas y este es el resultado de nuestra experiencia.

Comprar

Figurada y literalmente. Amazon ha innovado del todo al introducir esta nueva forma en sus dispositivos estrella: tanto el Echo, como el Echo Dot y el Echo Dot con reloj son ahora esféricos, una característica que como adelantábamos no es solo bonita, además es funcional.

El nuevo formato amplía un poco el espacio interno del dispositivo con respecto a generaciones anteriores, siendo algo más voluminoso y pesado, sí, pero también permitiendo incluir más tecnología dentro de él. Pero de esto hablaremos más adelante.

En lo referente a lo puramente estético, por fuera el nuevo Echo tiene un aspecto sencillo, minimalista y muy acorde con las tendencias actuales. Mantiene de su predecesor la atractiva cubierta de tela de rejilla suave y los colores: gris oscuro, azul y blanco, un combo al que recientemente se ha sumado una edición especial en rojo en colaboración con (RED) por el que se donarán 10 euros por cada unidad vendida a una campaña de apoyo a la lucha contra el sida.

Queda claro que a nosotros nos ha cautivado el nuevo diseño esférico, que queda estupendamente como elemento decorativo en cualquier lugar de casa.

Con respecto a luces y botones, la dinámica sigue siendo la misma. En su base plana se ubica el anillo LED que nos irá indicando cómo va la conversación con Alexa -ya sabes: azul en modo escucha, intermitente cuando nos habla ella, naranja en el modo configuración y rojo si tiene algún tipo de problema-. También los botones se mantienen como hasta ahora: desconectar el micro, subir el volumen, bajarlo y el botón de acción/configuración.

Repiten igualmente las salidas y conexiones, con la toma para la alimentación y un jack en la parte trasera de la base de plástico.

Como novedad, los Echo llevan un módulo de silicio AZ1 Neural Edge gracias al cual gastan 20 veces menos de potencia, procesan dos veces más rápido las conversaciones y consumen un 85% menos de memoria, dice la marca.

Este chip permitirá al Echo procesar solicitudes en el propio dispositivo -en lugar de en el cloud de Amazon- y responder así más rápidamente a tus peticiones, pero esto aún no está activo.

Asimismo, el smart speaker de 2020 incluye por primera vez un controlador de Hogar digital Zigbee integrado, hasta ahora reservado a Echo Plus, Echo Studio y Echo Show, que te permite configurar fácilmente dispositivos compatibles para controlar con la voz luces, cerraduras y sensores.

Último apunte: si tienes varios altavoces -como ha sido mi caso durante estas pruebas- estarás más conectados que nunca. Con la música multiestancia podrás optar por reproducir lo que estés escuchando de forma sincronizada desde todos los dispositivos Echo. Una funcionalidad realmente cómoda y que nos ha gustado mucho.

También puedes vincular Echo con un Fire TV. Además puedes ‘llamar’ a otras habitaciones al instante con ‘Drop In’ o realizar comunicados a toda la casa para hacer anuncios -basta de gritar por el pasillo que la cena está lista-.

Vamos primero con los aspectos más técnicos y después os contamos cómo los hemos vivido. Echo (2020) cuenta con un woofer de neodimio de 76,2 mm para reproducir frecuencias medias y graves y dos tweeters de 20 mm para los agudos -uno más que el mismo altavoz de generación anterior e incluso también uno más que uno de los hermanos mayores de la familia, el Echo Plus-.

Este segundo tweeter lo que consigue es mejorar la direccionalidad del sonido y hacerlo realmente estéreo, un sonido envolvente que según las especificaciones es Audio Dolby, característica que es otra de las novedades del modelo de 2020 con respecto a sus predecesores.

La última mejora es que, según Amazon, puede detectar la acústica de los espacios y adaptar la reproducción de audio a los mismos. En la práctica de escuchar, por ejemplo, música en streaming, el resultado es muy bueno y este relativamente pequeño altavoz es muy capaz de llenar una habitación él solito.

Como ya anuncia Amazon en su web, el Echo ofrece agudos claros, medios dinámicos y graves profundos. Esta afirmación es verdad y, para nosotros, para el tamaño y las características que tiene cumple muy bien su papel.

El sonido también es escuchar, y esto el Echo de 2020 lo hace muy bien gracias a los siete micrófonos que lleva incorporados y que nos dan bastante autonomía de, por ejemplo, hablarle a Alexa desde otra habitación y que nos entienda. De hecho, si tienes varios altavoces y hablas un poco alto puede que te escuche este en vez del al que le hablas -nos ha pasado con el Echo Dot-.

Amazon mejora en cada generación sus dispositivos, pero creemos que a Alexa todavía le queda bastante camino para ser un asistente virtual que verdaderamente nos deje con la boca abierta. En general pensamos eso de todos los que hoy en día existen en el mercado.

No es que no sea útil, hay que reconocer que dar órdenes a un pequeño aparato y que te hago caso mola bastante. Pero le falta un poco más, ya que a veces no nos entiende bien y se lía con las tareas.

No obstante, en general Alexa, como ya hemos comentado, es servicial y hace su trabajo. Como siempre solo tendrás que decir su nombre para invocarla y pedirle que haga realidad tus deseos -o si lo prefieres puedes cambiar la palabra de activación por ‘Amazon’ o ‘Echo’-.

Después podrás pedirle un sinfín de cosas, desde que llame a tu madre o ponga una alarma hasta que te añada productos a una lista de la compra que podrás encontrar en la app. Lástima que, como decimos, a veces escriba en ella algún elemento un poco raro por no entenderte bien, pero si son cosas sencillas las suele pillar a la primera.

Puede que cuando se activen todas las funciones del procesador AZ1 Neural Edge notemos realmente una diferencia y conozcamos a una nueva Alexa.

Lo último que nos gustaría destacar es su usabilidad: se trata de un dispositivo que sabría utilizar cualquiera, ya que es muy sencillo tanto de configurar y poner en marcha como de manejar. Y este punto nos parece muy relevante, porque el Echo sirve para estar conectados al mundo -más en estos tiempos que vivimos- y eso es así para todas las personas, tengan 20 años o tengan 80.

Oír música, hacer llamadas, pedir recetas, escuchar las noticias, preguntar por el tiempo… son cosas que hacemos todos seamos de la generación que seamos y que con este altavoz inteligente pueden llevarse a cabo fácilmente y sin necesidad de tener conocimientos tecnológicos avanzados.

En este mismo sentido, la aplicación es también muy intuitiva, con una interfaz simple en la que a primera vista encuentras lo que necesitas.

El Amazon Echo de 4ª generación es una gran opción si valoramos la relación calidad precio. La acústica es más que buena para ser un aparato de estas dimensiones y Alexa, como siempre, es servicial y nos escucha bastante bien gracias a los siete micrófonos que lleva incorporados el dispositivo. Aunque creemos que a los asistentes virtuales aún les falta camino por recorrer y a veces puede ser desesperante intentar comunicarte con ellos.

El nuevo diseño para nosotros es un pro más, porque nos encanta el toque estético y ese punto de hacer de un altavoz inteligente un elemento decorativo de la casa más, si bien es cierto que el peso es algo mayor que en generaciones anteriores y que, si lo que quieres es esconderlo un poco, te será más difícil. Aunque no sabríamos por qué quieres esconderlo siendo tan bonito.

¿Merece la pena si ya tenías un Echo? Renovar tu dispositivo de generación anterior merece la pena si este es antiguo, desde luego, porque Amazon ha mejorado mucho el tema del sonido. Si es el anterior, puede que pienses que las diferencias no son muchas, pero las variaciones del último modelo se notan.

Eso sí, si quieres un smart speaker solo para hablar con Alexa no te hará falta cambiarlo si ya tenías uno y, puestos a elegir si ese es tu objetivo, sería mejor que apostases por el modelo Echo Dot, 40 euros más barato que el Echo.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies