Tecnología

Análisis de Tile Sticker y Tile Pro: ayuda útil en forma de botón y de llavero para despistes y pérdidas de objetos

Los descuidos tontos molestan. Y las personas despistadas bien lo saben. El pasado febrero comentábamos que los Tile, dispositivos bluetooth que ejercen de localizadores, gama en la que nos deteníamos en el Sticker, parecían una opción interesante para evitar incordios y encontrar ese objeto que se ha perdido, tanto en casa como fuera. 20Bits ha probado el mencionado Tile Sticker y el Tile Pro y corrobora su utilidad.

El Tile Sticker es un botón tecnológico que en su cara posterior viene con un adhesivo para pegarlo en ese objeto que siempre se ‘escapa’, mientras que el Tile Pro, de diseño cuadrado, recuerda a un llavero y va encaminado a ponerlo como complemento inteligente en bolsos, maletas, collares de mascotas o donde queramos colgarlo por medio de un cordel. En la palma de la mano, ambos no pesan nada, con el Sticker un poco más ‘gordo’ en cuanto a grosor, si bien sorprende por su ligereza.

El botón tiene un alcance de localización de 46 metros y el llavero, de 120 metros (de ahí que constituya la versión pro), distancias que quedan en segundo término en la actual coyuntura. No obstante, estas enlazan con el matiz que se detecta al utilizarlos: el primero va más enfocado al hogar/a un interior o una zona acotada (el jardín) y el segundo, a los desplazamientos, aunque ayudan en la doble faceta.

Al autor de este artículo le resulta más sugerente el Tile Sticker. Estas semanas de confinamiento ha hallado en el botón un aliado para decir adiós a las peripecias detectivescas de averiguar dónde ha dejado el niño el juguete que tanto le gusta. Los padres que por mucho que ordenen se han acostumbrado a que la casa parezca siempre revuelta y que afrontan misteriosas desapariciones de muñecos, fichas y piezas (casualmente las que el pequeño quiere en ese momento) saben a lo que me refiero…

Con el Tile Sticker en misión juguetera, el Tile Pro ha sido el recurso para ver dónde estaba el móvil. Sí, no es raro extraviar el smartphone en la propia casa durante unos molestos minutos. Que se lo digan a los olvidadizos. Para esta función, posible con independencia del Tile usado, basta con pulsar dos veces seguidas el dispositivo bluetooth, tras lo que empezará sonar el móvil con una melodía distinta a la de llamada para advertir de su paradero.

El potencial del Tile Pro, al menos según la experiencia personal (influyen las preferencias en cuanto al tipo de uso), queda rebajado durante esta etapa atípica dominada por el coronavirus. La circunstancia no impide detectar los alicientes que entraña el llavero para cuando se recobre algo parecido a la normalidad y vuelva a salirse de casa.

Los Tile requieren la instalación de la app propia, presente en Google Play y en la App Store. Tras descargarla y entrar, vamos a ‘Primeros pasos’ y a agregar el dispositivo adquirido, pero antes hay que crearse una cuenta. El funcionamiento exige, en los ajustes del móvil, activar la localización (la propia aplicación pide que en el permiso relativo al acceso a la ubicación se elija la opción ‘Siempre’) y el bluetooth. Si estar muy localizado genera recelo, en caso de que el rastreador no se vaya a utilizar en un tiempo, para quedarse tranquilo es mejor desactivar la configuración (volver a dar el OK lleva dos segundos).

El proceso se completa con la activación del aparato (cuando las instrucciones lo indiquen, pulsar una vez en su botón con el móvil al lado) y con la elección de una categoría según el tipo de uso y el objeto al que lo vayamos a vincular de forma física: esenciales diarios (llaves, billetera, cartera, juguete, mascota); transporte (coche, bicicleta); trabajo y escuela; viajes (equipaje, pasaporte); electrónica (mando, tableta, cámara…); y varios (abrigo, paraguas).

También podemos especificar un nombre y fijar una foto. Lo introducido puede cambiarse dentro de ‘Más opciones’ (en el icono de los tres puntos de la parte superior derecha del menú de cada Tile). Aquí también figuran acciones como reemplazar, transferir y ocultar el Tile.

Si tenemos más de un rastreador, para añadir otro basta con ir al icono ‘+’ de la parte superior izquierda del menú general. El sistema permite agregar dispositivos Tile así como aparatos tecnológicos (portátiles, auriculares…) de otras marcas.

Ya con todo listo en la app, cuando surja el despiste con el objeto vinculado, le daremos a ‘Encontrar’. Entonces el Tile empezará a pitar (cabe elegir entre ocho tonos) y en la pantalla saldrá el icono relacionado rodeado de círculos en función de la cercanía.

La app contempla funciones premium como el historial de ubicaciones y la recepción de alertas inteligentes (esta, en fase beta, supone recibir notificaciones cuando se sale de casa sin ese objeto), medidas prácticas cuando haya mayor movimiento en las ciudades. Lo mismo ocurre con opciones como la de compartir el dispositivo o las relativas a la comunidad Tile (los objetos pueden localizarse gracias a usuarios que pasen por la zona y tengan la app operativa).

Compatibles con el Asistente de Google, Alexa y Siri, el Tile Sticker y el Tile Pro pueden comprarse desde la página oficial de la compañía estadounidense, donde el pack de dos unidades cuesta 39,99 y 59,99 euros, respectivamente. La empresa tiene asimismo otros productos como el Tile Mate y el Tile Slim.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies