Tecnología

Así va a eliminar Europa por primera vez basura espacial de la órbita terrestre: una ‘garra’ de 86 millones de euros

¿Y si te decimos que actualmente en el espacio conocido se pueden rastrear más de 23.000 objetos creados por humanos? 23.000. El problema de los desechos espaciales es más urgente que nunca y las principales agencias están trabajando para resolverlo.

La Agencia Espacial Europea -ESA- ha encontrado una posible solución, algo así como un ‘basurero espacial’. Mediante la colaboración con un equipo industrial liderado por la startup suiza ClearSpace –una colaboración cuyo coste es de 86 millones de euros para el organismo oficial– pretenden llevar a cabo la primera eliminación de un elemento de desecho espacial en órbita.

86 millones de euros parece mucho dinero por una sola misión, pero el objetivo a largo plazo es que este sistema se pueda replicar más veces y eso es precisamente lo que ha contratado la ESA: la innovadora tecnología que hará posible establecer el primer servicio de recogida de basura espacial. Los funcionarios de la ESA dijeron que tienen la intención de que esta misión ayude a establecer un nuevo sector comercial.

La tecnología que se suministrará incluye sistemas avanzados de guía, navegación y control, inteligencia artificial basada en la visión y brazos robóticos para capturar el objeto objetivo.

En los últimos diez años, el número de satélites lanzados por año aumentó diez veces, llegando a enviar más de 600 satélites por año. Hoy en día, tenemos casi 2.000 satélites en funcionamiento en el espacio -y al menos otros 3.000 fallidos flotando a la deriva-. Todo lo que no sean esos satélites, controlados y monitorizados, presenta una amenaza cada vez mayor para el futuro de la actividad y la seguridad espaciales. Este es el aspecto del espacio:

Si bien este abuso y ocupación masiva de nuestros cielos han sido ampliamente criticados -en especial por astrónomos y la comunidad científica por la contaminación que supone a la hora de observar el espacio-, tiene parte de cierto que los satélites son fundamentales para la forma en que la humanidad se conecta y se comunica. Miles de millones de personas dependen de las infraestructuras espaciales todos los días, y por lo tanto hay que cuidarlas.

“Imagínese lo peligroso que sería navegar en alta mar si todos los barcos perdidos en la historia todavía estuvieran a la deriva sobre el agua”, dijo el director general de la ESA, Jan Wörner.

En 2019, la ESA pidió a un equipo de expertos que presentaran una solución pionera para eliminar escombros de la órbita terrestre. La idea seleccionada, entre un panel de más de una docena candidatos, fue la de la startup suiza ClearSpace.

ClearSpace-1 representa la primera eliminación de desechos espaciales que no es una misión de demostración”, afirmó Wörner. No obstante, no es una tarea fácil, ya que lo que esta operación pretende recuperar es una pieza activa y a la deriva de escombros espaciales, que -a diferencia de un objetivo estable- es totalmente incontrolable.

Concretamente, lo que se quiere eliminar es un adaptador de carga útil -Vespa- lanzado a bordo del segundo vuelo del cohete Arianespace Vega en 2013. Vespa, de 112 kilogramos, se encuentra en órbita alrededor de la Tierra a una altitud de entre 660 y 800 kilómetros. El objeto fue seleccionado porque tiene el tamaño y el peso aproximados de un pequeño satélite, un mercado objetivo inicial para el servicio de recuperación de escombros de ClearSpace.

La nave espacial ClearSpace-1 de 500 kilogramos está programada para ser lanzada a bordo de un cohete Vega-C en 2025. Cuenta con cámaras, radar y LiDAR para la navegación, inteligencia artificial y cuatro tentáculos articulados diseñados para capturar el objeto.

El ‘cazador’ ClearSpace-1 se lanzará a una órbita inferior de 500km para “su puesta en servicio y pruebas críticas” antes de ser elevado a la órbita objetivo “para el encuentro y la captura”, utilizando un cuarteto de brazos robóticos bajo la supervisión de la ESA. Un abrazo espacial que logrará retener al adaptador de carga útil Vespa. Esto requerirá una precisión inimaginable, ya que los objetos estarán viajando a velocidades que alcanzan los 28.000 km/h.

Una vez que el objetivo haya sido capturado, la nave espacial ClearSpace-1 se arrastrará a sí misma y a su carga -Vespa- a una órbita destructiva para quemarse en la atmósfera.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies