Tecnología

Cómo evitar la clonación de la tarjeta en los cajeros automáticos

Una de las técnicas más utilizadas por los ciberdelincuentes para obtener los datos personales de las tarjetas de crédito o débito es el skimming, esto es, la clonación de tarjetas en cajeros automáticos. La Guardia Civil ha advertido recientemente de este tipo de ataques y, por ello, aconseja revisar el cajero antes de manipular la interfaz por si hubiera signos de manipulación.

Se trata de un método muy habitual a la hora de robar datos para su posterior uso fraudulento en compras digitales o retiro de dinero, señalan desde la entidad bancaria BBVA. Así, la herramienta que suelen utilizar para llevar a cabo esta estafa son los denominados skimmers, «dispositivos pequeños que utilizan la tecnología usada por los cajeros automáticos para leer la banda magnética de las tarjetas».

Los ciberdelincuentes utilizan un mecanismo en los cajeros automáticos que se basa en alterar su función agregando «una boquilla falsa en la ranura donde se inserta la tarjeta» e instalando «una cámara superior que graba el código PIN que ingresa el usuario», añaden desde BBVA.

De tal manera que el skimmer lee y copia todos los datos de la banda magnética de la tarjeta de crédito o débito introducida en la ranura y la persona que realiza la estafa «graba estos datos en una tarjeta plástica genérica».

Uno de los consejos principales para evitar ser víctima del robo de información de la tarjeta bancaria es comprobar que el teclado del cajero se encuentra en buenas condiciones, así como la ranura, ya que si es más ancha de lo habitual podría indicar la presencia de un skimmer.

Por otro lado, en BBVA ofrecen las siguientes recomendaciones:

Este método para robar datos no solo puede producirse en cajeros automáticos y cada vez son más habituales las estafas con un dispositivo skimmer de bolsillo. Esta herramienta permite a los cibercriminales clonar tarjetas en cualquier espacio, como el metro o un restaurante, al ser un pequeño dispositivo difícil de ver.

«El lector recoge los datos de la tarjeta y los envía a una computadora que, mediante un software especializado, da acceso a los siguientes datos: nombre y apellidos del titular, número de la tarjeta, fecha de expiración y número de seguridad (CVV)», explican en BBVA.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies