Tecnología

Cómo recuperar el teléfono móvil si está mojado y no se enciende

Uno de los accidentes más comunes que pueden ocurrir con un teléfono móvil es que se moje, bien porque se ha derramado líquido sobre él o se ha caído al agua, por ejemplo. De hecho, un estudio de 2014 señala que el 25% de los usuarios han dañado sus teléfonos con agua o algún otro líquido.

Este incidente puede afectar al funcionamiento del dispositivo si no se actúa de manera rápida y eficaz, según advierte Ritesh Chugh, profesor titular de análisis y sistemas de información en la Universidad Central Queensland (CQUniversity) de Australia, en un artículo firmado en The Conversation.

Según Chugh, la humedad que queda atrapada en el interior del dispositivo puede hacer que las fotografías se vean borrosas, se altere el audio del teléfono o directamente no funcione, no reaccione ante la carga de batería o que incluso alguna de sus piezas internas se oxiden.

«Aunque los teléfonos nuevos se anuncian como ‘resistentes al agua’, esto no significa que sean a prueba de agua o totalmente inmunes al agua», señala Chugh, que enfatiza lo siguiente: «La resistencia al agua solo implica que el dispositivo puede soportar cierta exposición al agua antes de que ocurra un daño sustancial».

Para conocer la resistencia de nuestro teléfono móvil, basta con mirar el código de ‘Protección de ingreso’, comúnmente llamado clasificación IP, indica Chugh.

Esta clasificación muestra dos números: el primero se refiere a la protección contra sólidos como el polvo, mientras que el segundo indica la resistencia a líquidos, concretamente al agua.

Chugh pone el ejemplo de un teléfono con una clasificación de IP68, presente en los teléfonos iPhone 12 y Samsung Galaxy S21. En este caso, el dispositivo «tiene una protección contra objetos sólidos de 6 (protección total contra el polvo, la suciedad y la arena) y una protección contra líquidos de 8 (protegido contra la inmersión en agua a una profundidad de más de un metro)», explica.

Además, hay que tener en cuenta que los fabricantes de teléfonos llevan a cabo sus pruebas de IP en agua dulce, por lo que si el móvil se mojara en agua de mar o de piscina esta clasificación no sería fiable.

Según este experto, lo último que se debe hacer es meter el teléfono en un recipiente con arroz, uno de los mitos más extendidos. En su lugar, Chugh ha elaborado una serie de recomendaciones que expone en nueve puntos:

Por último, el experto indica que si el dispositivo continúa sin funcionar tras seguir los pasos anteriores, «no intente abrir el teléfono usted mismo. Es mejor que se lo lleve a un profesional», concluye Chugh.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies