Tecnología

Descubriendo el planeta rojo: así puedes ayudar a los futuros rover de Marte a guiarse por rutas sin obstáculos

Ahora que los viajes virtuales están tan de moda es un momento perfecto para expandir tus horizontes, ¿por qué no llegar incluso hasta otro planeta? Y, desde luego, si has de elegir un primer destino extraterrestre, parece lógico pensar en ir a ver a nuestro vecino más cercano: Marte.

Visitar virtualmente el planeta rojo y hacerlo, además, montado en el famoso rover Curiosity es posible gracias al proyecto AI4Mars de la NASA. A cambio del billete para estas marcianas vacaciones la agencia espacial solo te pide una cosa -que, por otro lado, parece más un aliciente que un coste-: identificar y etiquetar en el paisaje trampas de arena, rocas afiladas y otros obstáculos para así ayudar a los vehículos espaciales venideros a guiarse mejor en el terreno.

Gracias al aprendizaje automático, esta herramienta nutrirá ‘el cerebro’ de los futuros rover, es decir, una vez integrados los datos que proporcionen los usuarios, los ingenieros que gestionan los movimientos de los rover entrenarán su inteligencia artificial para que sean capaces de planificar rutas seguras y seguir el camino más apropiado y alejado de problemas. “Preparando el camino para futuras misiones”, dicen.

De esta manera, a partir de las imágenes recolectadas por el rover Curiosity, que ha estado recorriendo Marte desde 2012, se creará colectivamente “el primer conjunto de datos de clasificación de navegación de código abierto del Planeta Rojo”. Esencialmente, afirman desde el proyecto, utilizaría “la misma tecnología” que “los coches sin conductor en la Tierra”.

“¡Necesitamos tu ayuda para hacer que los futuros rover de Marte sean más seguros! Al participar en este proyecto, ayudarás a mejorar la capacidad de los rover para identificar diferentes terrenos, a veces peligrosos, ¡una habilidad esencial para la exploración autónoma!”, reza la web del proyecto AI4Mars. Este mismo concepto de crowdsourcing se ha utilizado para entrenar redes neuronales en paisajes urbanos.

El conocimiento del terreno puede salvar a estos vehículos de algún que otro apuro: las ruedas del Curiosity se desgastaron en los primeros años de su misión al conducir sobre rocas afiladas, mientras que otro rover de Marte llamado Spirit quedó permanentemente atrapado en una trampa de arena en 2009.

La herramienta cuenta con un tutorial y puedes elegir distintos niveles de dificultad -nunca está de más ser modesto e ir al modo ‘Principiante’, al menos para empezar-. Hasta la fecha han participado 2.896 voluntarios y se han hecho 129.054 clasificaciones.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies