Tecnología

DyRET, el robot que cambia su tamaño para adaptarse a cualquier superficie

Los ingenieros de la Universidad de Oslo han creado un robot de cuatro patas que puede aprender a caminar a través de la prueba y error. El robot, llamado DyRET, es capaz de caminar sobre nuevas superficies a medida que las va descubriendo. Esto permite que su rendimiento sea mejor que el de un robot estático.

Los humanos solo podemos cambiar la forma en la que corremos cuando cambiamos de superficie, pero no es posible cambiar la forma de nuestro cuerpo para adaptarnos a ese cambio de plataforma y, así, correr más rápido. Hasta la fecha, a la mayoría de robots les pasaba igual, ya que tenían una forma estática.

Cada vez recurrimos más a los robots para tareas complicadas y peligrosas, como la inspección de reactores nucleares averiados o la exploración espacial. El robot dinámico DyRET, creado por el noruego Tønnes Nygaard, fue diseñado con el objetivo de maximizar las posibilidades de éxito en las tareas para las que se le requiera.

DyRET tiene cuatro patas con dos secciones telescópicas en cada una de ellas que permiten que pueda cambiar la longitud de sus muslos o espinillas. Estos ajustes se efectúan a través de motores integrados en las patas y el tamaño de sus patas puede variar automáticamente a la vez que el robot está en funcionamiento.

Los motores pueden cambiar la altura de la máquina de 60 cm a 73 cm. Con las piernas cortas, DyRET es más estable, pero lento; mientras que cuando es más alto, el robot es más inestable, pero mucho más rápido y le facilita evitar obstáculos.

Además, DyRET tiene sensores para seguir el trayecto y sentir la dureza del suelo, para facilitar su adaptación. El robot también posee una cámara 3D que apunta al suelo entre las patas delanteras para medir qué tan accidentada es la plataforma sobre la que corre.

Al caminar, DyRET estudia continuamente su entorno a través de la cámara y de los sensores en sus pies. Gracias a ello, la máquina puede cambiar inmediatamente la longitud de su pierna en función de cómo sean las condiciones del suelo.

Para que el robot pueda configurarse cada vez de manera más rápida y segura, va aprendiendo. En su desarrollo, DyRET llevó a cabo una serie de pruebas.

Las primeras fueron en entornos controlados de cinco metros de largo con distintos elementos sobre los que el robot tenía que caminar: arena, grava y láminas de fibrocemento. DyRET llegó a registrar 25 configuraciones de patas diferentes para que su movimiento fuese más eficaz.

Dado el éxito en estas pruebas, el robot también fue probado en interiores con superficies conocidas y, finalmente, con una prueba en el mundo real en exteriores. En todas las pruebas se comprobó que DyRET era capaz de predecir continuamente que cambio debía hacer en sus patas para facilitar su movimiento sobre cualquier superficie.

Este invento puede resultar increíblemente beneficioso para el futuro, ya que a veces no se pueden predecir las condiciones meteorológicas con las que se puede encontrar un robot. Con este diseño, podemos intuir que los robots podrán adaptarse cada vez más al fondo marino o a las misiones espaciales.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies