Tecnología

Estas máquinas de succión de carbono podrían reducir las emisiones de los aviones a la atmósfera

En las dos últimas décadas, con datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente, las emisiones de gases de efecto invernadero de la aviación internacional crecieron un 130%. En gran parte, debido al aumento de pasajeros: contando sólo los de la Unión Europea –según informa el Parlamento Europeo– fueron 360 millones en 1993, 800 millones en 2008 y 1.106 millones en 2018.

El porcentaje de emisiones a la atmósfera de la aviación –respecto al total– es del 3,42%, muy por debajo del 19,35% que supone el transporte por carretera. Pero es el que con más rapidez está creciendo. Por eso, es esperanzador ver noticias como la aparecida en los últimos días acerca de que las máquinas de succión de carbono podrían reducir las emisiones de la aviación.

La información, aparecida en MIT Technology Review, señala que Carbon Engineering, una compañía de captura directa de aire radicada en la Columbia Británica, y Aerion, una startup de Reno (Nevada), han unido sus fuerzas para comprobar si el combustible que deriva de las máquinas de succión de CO2 puede ser capaz de mover vuelos comerciales sin que se produzcan emisiones de carbono. En estos momentos, Aerion está desarrollando un avión supersónico, que se llamará AS2.

Señalan en el artículo que la química que se requiere para hacer combustibles sintéticos es relativamente sencilla, pero que la clave estará en hacerlo de una manera asequible y evitando emisiones significativas. Otra gran cuestión a resolver es si Carbon Engineering será capaz de producir combustibles con la suficiente energía como para poder impulsar un vuelo supersónico y, por supuesto, saber el costo que tendrá.

Ideas como la utilización de máquinas de succión de carbono para reducir las emisiones de la aviación son muy necesarias, a tenor de las muy pesimistas previsiones de los expertos. Según el estudio del Parlamento Europeo mencionado anteriormente, en 2050, las emisiones de la aviación serán entre 7 y 10 veces mayores que las de 1990.

Junto con los aviones, el transporte marítimo es el otro que más aumenta sus emisiones de CO2. En concreto, un 32% en la última década, suponiendo el 3,15% del total. Su crecimiento, pensando en 2050, se estima que llegará a entre un 50% y un 250%.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies