Tecnología

Francia multa a Google con 100 millones de euros y a Amazon con 35 millones por su política de cookies

Francia, a través de su organismo de vigilancia de la actividad digital, ha anunciado este jueves multas de 100 millones de euros para Google y de 35 millones para Amazon por sus respectivas políticas de cookies, cuyas brechas responden a los mismos problemas.

En el caso de Google, la CNIL -siglas de Commission nationale informatique et libertés- explica en un comunicado que sanciona a las empresas Google LLC y Google Ireland Limited con un total de 100 millones de euros, 60 y 40 respectivamente, por “haber colocado cookies publicitarias en los ordenadores de los usuarios del buscador google.fr, sin obtener el consentimiento previo y sin proporcionar la información adecuada”.

El 16 de marzo de 2020, continua diciendo el informe, la CNIL realizó una investigación online en el sitio web google.fr y descubrió que “cuando un usuario visitaba este sitio web, las cookies se colocaban automáticamente en su ordenador, sin que se requiriera ninguna acción por su parte”. “Varias de estas cookies se utilizaron con fines publicitarios”, añade.

Sobre Amazon Europe Core recae una penalización de 35 millones de euros por “haber colocado cookies publicitarias en los equipos de los usuarios, desde la página amazon.fr, sin obtener el consentimiento previo y sin proporcionar información adecuada”.

La investigación de amazon.fr se produjo desde el 12 de diciembre de 2019 hasta el 19 de mayo de 2020, y de la misma manera que en el caso anterior permitió observar que “cuando un usuario visitaba el sitio web, las cookies se colocaban automáticamente en su ordenador, sin que se requiriera ninguna acción por su parte”. De nuevo, varias de estas cookies se utilizaron con fines publicitarios, según la CNIL.

Según el organismo Google ha cometido tres infracciones del artículo 82 de la Ley de Protección de Datos francesa y Amazon dos:

Esta última violación de la ley hace referencia al hecho de que, siempre según lo investigado por la CNIL, “cuando un usuario desactivó la personalización de anuncios en la búsqueda de Google mediante el mecanismo disponible desde el botón ‘Acceder ahora’, una de las cookies publicitarias seguía almacenada en su ordenador y seguía leyendo información dirigida al servidor al que está adjunta”. Por lo tanto, se considera que el mecanismo de ‘oposición’ establecido por las empresas – Google LLC y Google Ireland Limited- era parcialmente defectuoso.

La CNIL destaca en su informe el alcance del buscador Google Search en Francia y el hecho de que las prácticas de las empresas sancionadas afectaron a casi cincuenta millones de usuarios.

Sobre la compañía de Jeff Bezos, la investigación dice que, dado el lugar importante del sitio web amazon.fr en el comercio electrónico, “millones de personas que viven en Francia” y que visitan el sitio a diario están sujetas al depósito de cookies en sus ordenadores.

Aunque el informe también señala que, en el caso de Google, las empresas sancionadas han dejado de colocar automáticamente cookies publicitarias cuando un usuario llega a la página google.fr, desde una actualización que se produjo en septiembre de 2020, creen que el problema sigue estando: “El nuevo banner informativo de la página google.fr aún no permite a los usuarios residentes en Francia comprender los fines para los que se utilizan las cookies y no les permite saber que pueden rechazar estas cookies”.

En relación a Amazon, el comité restringido “tomó debidamente en cuenta los desarrollos recientes realizados en el sitio amazon.fr y, en particular, el hecho de que ahora, no se coloca ninguna cookie antes del consentimiento del usuario”. Sin embargo, considera -de la misma forma que lo hace con Google- que el nuevo banner de información no se entiende.

En ambos casos la CNIL insta a las empresas a cambiar sus prácticas y a informar adecuadamente a las personas dentro de los tres meses siguientes a la notificación de la decisión, bajo la amenaza de nuevas sanciones: “En caso contrario, la empresa deberá abonar una multa de 100.000 euros por cada día de retraso”, dice el organismo.

Google ha reaccionado ante el comunicado de la CNIL diciendo que “las personas que usan Google esperan que respetemos su privacidad, tengan o no una cuenta con nosotros. Creemos firmemente en nuestro buen hacer a la hora de facilitar, desde el principio, información y controles claros, una sólida gobernanza de los datos a nivel interno, una infraestructura segura y, por encima de todo ello, productos útiles”.

“La decisión de hoy, bajo las leyes francesas de ePrivacy, pasa por alto estos esfuerzos y no tiene en cuenta el hecho de que las normas francesas y la orientación regulatoria son inciertas y están en constante evolución. Seguiremos colaborando con la CNIL, a medida que realizamos mejoras, para comprender sus preocupaciones”, subraya un portavoz de Google.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies