Tecnología

La ciencia ficción hecha realidad: drones para vigilar que los viandantes chinos se protegen del coronavirus con mascarilla

Las imágenes que llegan acerca del coronavirus en China generan inquietud por lo que podría ocurrir si se convirtiera en una verdadera amenaza global, y no pocas asustan por el tipo de historias a las que remiten en términos de ficción. En este sentido, descubrir que las autoridades realizan labores de vigilancia con drones y advierten a los viandantes que salen sin la preceptiva mascarilla hace pensar en una distopía de ciencia ficción hecha realidad.

Esa percepción cohabita con la curiosidad que suscita el hecho. La dualidad suscitada se debe a que este llama la atención al evidenciar que el futuro está aquí y al mostrar un uso novedoso de una tecnología ya familiar y aún por aprovechar, pero también provoca temor si se repara en una hipotética utilización perversa como método para controlar a la ciudadanía.

Más allá de las consideraciones, la circunstancia ha trascendido a raíz de un vídeo difundido por ‘Global Times’, diario estatal con elementos de tabloide, en el que se ve por ejemplo cómo un dron comprueba que una anciana camina sin haberse protegido la boca y la nariz y una voz le recuerda lo que debe hacer para extrañeza de esta, que decide alejarse.

El vídeo subido a Twitter resulta pintoresco por lo que exhibe, por su música y edición y por algunos de los comentarios de los oficiales, no exentos de humor por la manera de dirigirse a la gente. “Al tipo guapo que habla por el móvil, ¿dónde está tu mascará? ¡Póntela!”, le dice una policía a través de un dron a un hombre que cruza por un paso de cebra.

En la noticia vinculada al vídeo, ‘Global Times’ señalaba que los oficiales chinos han introducido esta medida en las zonas rurales, donde además, con fines preventivos, se disuaden las reuniones en lugares públicos, aspecto también recogido por Reuters.

El medio chino y la agencia se hacían eco asimismo de una grabación viral en la red social Weibo en la que un dron de ‘patrulla’ en Chengdu (Sichuan) pilla en la calle a un grupo de personas en plena partida de mah-jong. “Jugar a mah-jong fuera durante la epidemia está prohibido. Habéis sido vistos. Dejad de jugar y marcharos del lugar lo más pronto posible”, podían oír los aludidos. “No mires al dron, niño. Pídele a tu padre que os vayáis”, indicaba a un menor sorprendido.

Este modo de usar los drones enlaza con la noticia de Europa Press de que, en un barrio de Zhangjiagang, ciudad a 700 kilómetros de Wuhan, una comunidad de vecinos mide la temperatura corporal de las personas que se encuentran en su casa en cuarentena gracias un aparato con sensores térmicos que se acerca a las ventanas de los hogares.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies