Tecnología

La NASA completa con éxito una prueba crítica del SLS, el cohete que nos llevará a la Luna

Pare del cohete Space Launch System (SLS) de la NASA, el vehículo que nos llevará de nuevo a Luna, se testeó este jueves en las instalaciones de prueba de la agencia aeroespacial en el sur de Mississippi con resultado exitoso.

En concreto, lo que se probó fue la etapa central del vehículo montada en una gigantesca instalación, prueba que no solo se cumplió con éxito, sino que estuvo en marcha mucho más tiempo de lo que los ingenieros necesitaban para una demostración limpia.

“El SLS es el cohete más poderoso jamás construido por la NASA, y durante la prueba de hoy, la etapa central del cohete generó más de 1,6 millones de libras de empuje en siete segundos. El SLS es una increíble hazaña de ingeniería y el único cohete capaz de impulsar las misiones de próxima generación de Estados Unidos que colocarán a la primera mujer y al próximo hombre en la Luna”, dijo el administrador interino de la NASA Steve Jurczyk.

Este fue el segundo intento para probar este sistema, ya que el pasado mes de enero se tuvo que interrumpir el test. Los cuatro motores RS-25 se encendieron juntos por primera vez durante aproximadamente un minuto antes de que la prueba terminara antes de lo planeado.

Los cuatro motores RS-25 de la etapa central del cohete -construida por Boeingse encendieron juntos durante 8 minutos y 19 segundos para probar las condiciones de un despegue real. Ese es el tiempo que necesitará cada lanzamiento de Artemis a la Luna. Para la prueba no hacía falta tanto, sin embargo: bastaba con alcanzar cuatro minutos de tiempo de prueba continuo para llamarlo “un éxito”.

Los dos tanques de propulsor en la etapa central del SLS contienen colectivamente más de 733.000 galones -algo más de 2.750.000 litros- de hidrógeno líquido superfrío y oxígeno líquido para ayudar a alimentar los motores RS-25 en la parte inferior de la etapa.

Si los datos corroboran este éxito, que todo apunta a que así será, la etapa central del SLS se renovará y los ingenieros la enviarán al Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida. Allí se ensamblará con los propulsores de cohetes sólidos y otras partes del cohete y la nave espacial Orion en preparación para la misión Artemis I.

El siguiente paso será una prueba orbital: el vuelo debut del SLS a la Luna bajo el programa Artemis de la NASA, que enviará una cápsula de astronauta Orión -sin tripulación- en un viaje alrededor de nuestro satélite natural a principios del próximo año.

SLS es el cohete central de la NASA para su programa Artemis, una ambiciosa campaña para devolver a los humanos a la Luna y luego a Marte.

Considerado como el cohete más fuerte desde el Saturn V del programa Apolo, su desarrollo de una década se ha visto empañado por retrasos y, sobre todo, costes: para cuando vuele por primera vez, estos podrían llegar a casi 20.000 millones de dólares, según el inspector general de la NASA.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies