Tecnología

La NASA se rinde en su misión de excavar en Marte: su ‘topo’ no ha sido capaz de superar el terreno marciano

La sonda de calor desarrollada y construida por el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y desplegada en Marte por el módulo de aterrizaje InSight de la NASA ha terminado su parte de la misión. Así de tajantes informan de la noticia desde la agencia espacial.

Después de dos años, la NASA ha acabado por darse por vencida: la sonda, conocida como ‘topo’, ha estado intentando excavar en la superficie marciana desde el 28 de febrero de 2019 sin tener éxito y la agencia espacial finalmente ha asumido esta derrota, no sin aprender mucho para futuras expediciones.

El objetivo de la misión era tomar la temperatura interna del planeta, proporcionando detalles sobre el motor térmico interior que impulsa la evolución y geología de Marte. “Pero la inesperada tendencia del suelo a aglutinarse privó al lunar en forma de espiga de la fricción que necesita para martillarse a una profundidad suficiente”, explica la NASA.

Después de colocar la parte superior del lunar a unos 2 o 3 centímetros debajo de la superficie, el equipo intentó por última vez usar una pala en el brazo robótico de InSight para “raspar la tierra sobre la sonda y apisonarla para proporcionar una fricción adicional”. Sin embargo, aunque la sonda realizó 500 golpes de martillo adicionales el sábado 9 de enero, no obtuvo “ningún progreso” y el equipo “puso fin a sus esfuerzos”.

El ‘topo’, explican desde la NASA, es un martinete de 40 centímetros de largo conectado al módulo de aterrizaje mediante una correa con sensores de temperatura integrados. Estos sensores están diseñados para medir el calor que fluye desde el planeta una vez que el ‘topo’ ha cavado al menos 13 metros de profundidad, añaden.

“Le hemos dado todo lo que tenemos, pero Marte y nuestro heroico ‘topo’ siguen siendo incompatibles”, se lamenta el investigador principal, Tilman Spohn de DLR, aunque su ánimo no decae del todo: “Afortunadamente, hemos aprendido mucho que beneficiará a futuras misiones que intenten excavar en el subsuelo”.

¿Qué falló? El diseño del ‘topo’ se basó en el suelo visto en misiones anteriores a Marte, un suelo que resultó “muy diferente” al que encontró esta sonda. Durante dos años, el equipo trabajó para adaptar el instrumento a estas nuevas circunstancias, pero no lo lograron.

“El ‘topo’ es un dispositivo sin herencia. Lo que intentamos hacer, cavar tan profundo con un dispositivo tan pequeño, no tiene precedentes”, dijo Troy Hudson, científico e ingeniero del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, que ha liderado los esfuerzos para hacer que el ‘topo’ se adentre más en la corteza marciana.

Ninguna misión antes de InSight ha intentado excavar en el suelo de Marte. Asegura la NASA que hacerlo es importante por una variedad de razones: los futuros astronautas pueden necesitar excavar en el suelo para acceder al hielo de agua, mientras que los científicos quieren estudiar el potencial del subsuelo para sustentar la vida microbiana.

La NASA extendió recientemente la misión por dos años más, hasta diciembre de 2022. Además de la búsqueda de terremotos, el módulo de aterrizaje alberga un experimento de radio que recopila datos para revelar si el núcleo del planeta es líquido o sólido. Y los sensores meteorológicos de InSight son capaces de proporcionar algunos de los datos meteorológicos más detallados jamás recopilados en Marte.

Junto con los instrumentos meteorológicos a bordo del rover Curiosity de la NASA y su nuevo rover Perseverance, que aterrizará el 18 de febrero, las tres naves espaciales crearán la primera red meteorológica en otro planeta.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies