Tecnología

La previsión del tiempo en Marte para esta semana: un instrumento español envía el primer parte meteorológico

La estación medioambiental MEDA, liderada por el Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA) español y a bordo del rover Perseverance de la NASA, ha comenzado a enviar el informe meteorológico diario desde el cráter Jezero.

Todos los sensores que componen MEDA funcionan según lo previsto: “Al igual que en la Tierra planificamos nuestras actividades en función del tiempo atmosférico, los ingenieros de la NASA encargados del rover Perseverance necesitan disponer de datos meteorológicos para planificar sus actividades diarias en Marte”, afirman desde el Centro de Astrobiología.

MEDA -siglas de Mars Environmental Dynamics Analyzer, analizador de la dinámica ambiental de Marte– se encarga de analizar las condiciones medioambientales en el cráter Jezero y es el tercer instrumento medioambiental español en funcionamiento en el planeta rojo.

Se puso en funcionamiento por vez primera durante 30 minutos el 19 de febrero, un día después del aterrizaje del Perseverance en Marte: “Después de una fase de entrada, descenso y aterrizaje de infarto, todo el equipo de MEDA esperaba con ansiedad los primeros datos que confirmaran que el instrumento había aterrizado sano y salvo”, señala José Antonio Rodríguez Manfredi, investigador del CAB e investigador principal de MEDA.

“Fueron momentos de gran intensidad y emoción. Al final, después de años de planificación y trabajo, recibimos el primer informe de datos de MEDA. Nuestro instrumento funcionaba perfectamente, enviando sus primeros datos meteorológicos e imágenes desde la SkyCam”, añade.

MEDA pesa en total unos 5,5 kg y contiene un conjunto de sensores ambientales para registrar los niveles de polvo y seis variables atmosféricas: viento (velocidad y dirección), presión atmosférica, humedad relativa, temperatura del aire y del suelo e intensidad de la radiación (tanto procedente del Sol como del espacio).

Puede medir la temperatura a cuatro alturas diferentes: 0,84 metros, 1,45 metros y 40 metros, además de la temperatura superficial (a nivel de suelo). El instrumento cuenta con sensores en el cuerpo (0,84 m) y el mástil del rover (1,45 m) y un sensor infrarrojo capaz de medir la temperatura a casi 40 metros por encima del vehículo. MEDA también mide la intensidad de radiación cerca de la superficie, lo que servirá de gran ayuda para preparar las futuras misiones de exploración humana de Marte.

El instrumento se pone en funcionamiento cada hora y, después de registrar y almacenar los datos, “se va a dormir para ahorrar energía”, explican desde el Centro de Astrobiología, afirmando que esta rutina se realiza “independientemente de las operaciones del rover”, es decir, MEDA toma los datos tanto si el Perseverance está despierto o no y tanto si es de día como de noche.

Cuando se recibieron en la Tierra los primeros datos obtenidos por los sensores, el equipo de MEDA preparó el primer informe meteorológico del cráter Jezero en Marte.

Los datos mostraron que la temperatura en la superficie marciana era de -20 °C cuando el instrumento comenzó a medir, y que la temperatura bajó a -25,6 °C en solo 30 minutos.

Por su parte, el sensor de radiación y polvo de MEDA (denominado RDS) mostró que Jezero estaba experimentando una atmósfera más limpia que el cráter Gale casi al mismo tiempo, a unos 3.700 kilómetros de distancia, según el informe del instrumento REMS (también liderado por el CAB) a bordo del rover Curiosity en el cráter Gale.

El sensor de presión atmosférica de MEDA midió una presión de 714,4 Pascales, un valor dentro del rango de valores 705-735 Pa predicho por los modelos atmosféricos marcianos para esa época del año en el hemisferio norte de Marte.

Gracias a los telescopios en la Tierra y a las naves espaciales que orbitan Marte, los científicos tienen una mejor comprensión del clima del planeta rojo e incluso una idea bastante aproximada de la magnitud de las tormentas de polvo a lo largo de un año marciano (dos años terrestres). Sin embargo, los modelos todavía no son capaces de predecir el levantamiento y el transporte de polvo, o cómo las pequeñas tormentas evolucionan y llegan a englobar todo el planeta. «Este mayor conocimiento beneficiará sin duda a las futuras misiones científicas y de exploración», indican desde el Centro de Astrobiología.

Durante un año, los sensores de MEDA proporcionarán una valiosa información sobre los ciclos de temperatura, los flujos de calor, los ciclos de polvo y cómo las partículas de polvo interactúan con la radiación, lo que afectará tanto a la temperatura como al clima. También serán importantes las medidas de MEDA de la intensidad de la radiación solar, así como el estudio de las formaciones de nubes y los vientos locales, que podrían influir en el aterrizaje o lanzamiento de la futura misión Mars Sample Return, que traerá muestras de Marte a la Tierra. Además, los datos ayudarán a los ingenieros a planificar la preparación de los seres humanos y los hábitats, para hacer frente a las condiciones en Marte.

La estación medioambiental REMS a bordo del rover Curiosity también está liderada por el CAB y actualmente proporciona datos meteorológicos y atmosféricos diarios similares a los de MEDA.

Con los informes meteorológicos de MEDA, los científicos dispondrán de datos atmosféricos de tres lugares diferentes en el planeta rojo: el cráter Jezero, donde se encuentra el rover Perseverance con MEDA, el cráter Gale, donde se halla el rover Curiosity con REMS y Elysium Planitia, donde se encuentra la plataforma InSight con el instrumento TWINS, también liderado por el CAB. Este conjunto de tres estaciones medioambientales permitirá una comprensión más profunda de los patrones climáticos, que ayudará a modelar eventos y turbulencias atmosféricas que podrían influir en la planificación de futuras misiones.

Ahora mismo, por ejemplo, la información aportada por MEDA sobre turbulencias está ayudando a decidir las mejores condiciones atmosféricas para los próximos vuelos del helicóptero marciano Ingenuity. Precisamente como preparación para el vuelo de este, el parte meteorológico de MEDA de los soles (días marcianos) 43 y 44 de la misión (los días 3 y 4 de abril en la Tierra) mostró una temperatura máxima de -22 °C y una mínima de -83 °C en el cráter Jezero. MEDA también midió ráfagas de viento de alrededor de 35,4 km/h.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies