Tecnología

La tecnología de un nuevo telescopio muestra el Sol como nunca antes visto

El Sol lleva muchos años siendo objeto de estudio. Para desvelar todos sus misterios, el Telescopio Solar Daniel K. Inouye -DKIST, por sus siglas en inglés- trabaja ya sin descanso desde Maui, Hawái.

Con una apertura de cuatro metros, este telescopio solar es el más grande del mundo y acaba de poner en marcha su maquinaria. La tecnología detrás de este potente aparato ha permitido que conozcamos nuestra estrella un poquito más de cerca: se han publicado las imágenes de mayor resolución de la superficie solar jamás tomadas, que revelan detalles sin precedentes.

Esta increíble vista del Sol es la primera de muchas imágenes que el DKIST nos va a proporcionar y que ayudarán a revelar “una nueva era de la ciencia solar y un salto adelante en la comprensión del Sol y sus impactos en nuestro planeta”, dicen en un comunicado desde la National Science Foundation -NSF-, entidad detrás del telescopio.

Se prevé que el Inouye recopile más información sobre nuestra estrella durante los primeros cinco años de vida útil que todos los datos solares recopilados desde que Galileo apuntó por primera vez un telescopio al Sol en 1612.

Las primeras imágenes del telescopio muestran una vista en primer plano de la superficie solar. Se trata de un patrón de plasma turbulento ‘hirviendo’ que cubre todo el Sol. Las estructuras en forma de ‘células’ -cada una del tamaño de Texas- son la ‘firma’ de los violentos movimientos que transportan el calor desde el interior del Sol hasta su superficie.

“Ese plasma solar caliente se eleva en los centros brillantes de las ‘células’, se enfría y luego se hunde debajo de la superficie en carriles oscuros en un proceso conocido como ‘convección’”, explican desde la NSF. Y para entender mejor el proceso aportan este vídeo:

La actividad en el Sol, conocida como clima espacial, puede afectar los sistemas en la Tierra: sus erupciones magnéticas pueden perjudicar el transporte aéreo, interrumpir las comunicaciones por satélite y derribar las redes eléctricas, causando apagones duraderos y tecnologías de desactivación como el GPS.

“El Telescopio Solar Inouye de NSF podrá mapear los campos magnéticos dentro de la corona del Sol, donde ocurren erupciones solares que pueden afectar la vida en la Tierra. Este telescopio mejorará nuestra comprensión de lo que impulsa el clima espacial y, en última instancia, ayudará a los pronosticadores a predecir mejor las tormentas solares”, afirma France Córdova, directora de la NSF.

Conocer el clima espacial de la misma manera que se conoce el clima en la Tierra es “fundamental”, ya que “los campos magnéticos ‘retorcidos’ pueden provocar tormentas solares que afecten seria y negativamente a nuestros estilos de vida modernos, dependientes de la tecnología”, añaden.

Por ejemplo, durante el día en que el huracán Irma tocó tierra en 2017, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica informó que un evento meteorológico espacial simultáneo derribó las comunicaciones de radio utilizadas por los socorristas, la aviación y los canales marítimos durante ocho horas.

Se espera que gracias al nuevo telescopio solar la notificación de posibles impactos pueda ocurrir antes, con hasta 48 horas de anticipación en lugar de con 48 minutos, que es aproximadamente el estándar actual. Esto permitiría más tiempo para asegurar las redes eléctricas y la infraestructura crítica y poner los satélites en modo seguro.

El Sol es nuestra estrella más cercana: un gigantesco reactor nuclear que quema alrededor de cinco millones de toneladas de combustible de hidrógeno por segundo. Lo ha estado haciendo durante aproximadamente 5.000 millones de años y continuará durante los otros 4.500 millones de años de su vida. Toda esa energía irradia al espacio en todas las direcciones, y la pequeña fracción que golpea la Tierra hace posible la vida.

El telescopio solar Inouye puede resolver características tan pequeñas como de 30 km en la superficie del sol. En comparación con el telescopio solar anterior financiado con fondos públicos, el Dunn de NSF, que puede resolver características de 160 km, esta es una resolución más de 5 veces mejor.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies