Tecnología

Luces y sombras de TikTok, la adictiva red social que arrasa entre los jóvenes

Cuenta con más de 500 millones de usuarios, es la séptima app más descargada de la década y ha conquistado (y de qué manera) al público juvenil. Sin embargo, la red social TikTok resulta aún desconocida para muchos y a más de uno le suena pero no saber describirla más allá de señalar que se trata de una plataforma de vídeos y música para chavales. Este contraste constituye un llamativo ejemplo de las notorias diferencias entre generaciones.TikTok, propiedad de la compañía china ByteDance, se lanzó en 2016 como Douyin en el gigante asiático y su crecimiento se amplificó en 2018 a partir de su fusión con Musical.ly. La red social se define como una comunidad global de vídeos de escasos segundos, los cuales pueden editarse, subirse, compartirse y descargarse, además de por supuesto curiosearse.Su dinámica tiene potencial adictivo, ya que resulta fácil entrar en una espiral de visionados continuos al bastar con deslizar el dedo hacia arriba en la pantalla del móvil. En TikTok abundan las imitaciones de retos y tendencias virales, y estas suelen definirse por el carácter lúdico, la pegadiza música que los acompaña (preponderan los bailes) y el componente de exhibición personal que conllevan.El seductor acompañamiento musical hace que a menudo las búsquedas se realicen en función de esa canción que uno no puede quitarse de la cabeza.La cultura TikTok, como ocurre en toda red social, ha motivado la irrupción de influencers y de usuarios icónicos con millones de fans detrás. Estos son seguidos por veinteañeros y adolescentes que han encontrado un espacio propio en el que expresarse y disfrutar sin que esté presente la mirada de los padres, como ocurrió con la concepción de Snapchat como ‘refugio’ juvenil frente a Facebook.Al hacer furor entre jóvenes e incluso niños, el perfil de edad de TikTok supone un tema sensible si se atiende a su inmadurez y vulnerabilidad así como al tipo de contenidos que ven, copian y comparten. Tampoco hay que pasar por alto la carga sexual que late en no pocos vídeos, con todo lo que ello implica.La exposición personal sin tomar conciencia de sus riesgos motiva que a la vez surjan dudas acerca de la privacidad por ejemplo cuando se quiere eliminar un vídeo con el condicionante de que en su periplo social ha sido descargado por terceros.Otra de las sombras de la extendida TikTok reside en las acusaciones acerca de que la red social censura aquellos contenidos críticos con el Gobierno chino. En este apartado cabe mencionar además el recelo que ha suscitado en Estados Unidos por su tratamiento del contenido político controvertido, su gestión de los datos y sus supuestas conexiones con Pekín, hasta el punto de que se abrió una investigación y de que ha sido un tema abordado por senadores.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies