Tecnología

Motorola reinventa su clásico teléfono de concha razr

Apelando a la nostalgia de nuestros primeros bailes con la tecnología, Motorola se atreve con todo y lanza al mercado una versión smartphone de su clásico razr, un teléfono de concha que tiene su origen allá por 2004. Con el «tamaño de bolsillo» como reclamo, la compañía afirma que este “novedoso y radicalmente diferente” teléfono inteligente, presentado este jueves en Pekin, va a conquistar a todo el mundo.El dispositivo cuenta con dos pantallas: una externa de 2,7 pulgadas bautizada como Quick View que permite entre otras cosas ver notificaciones, escuchar música, hacerte un selfie y responder de manera rápida mensajes y llamadas, sin necesidad de abrir el teléfono y desbloquearlo; y otra interna, a la cual se traslada todo «mágicamente» una vez levantas la tapa del nuevo smartphone y lo desbloqueas, para lo que incluye tanto sensor de huellas como desbloqueo facial.Esta pantalla interna se olvida del antiguo teclado e incorpora una pantalla de 6,2 pulgadas (el tamaño del terminal se reduce a la mitad cuando lo doblas) y solo siete milímetros de grosor (en su versión desplegada). Tiene una relación de aspecto 21:9, un formato CinemaVision con el que la compañía pretende que “las películas y los vídeos cobren vida en alta definición”. Razr es capaz de reproducir contenido con las mismas dimensiones ultraanchas utilizadas en el sector cinematográfico.

Entre sus especificaciones más técnicas están un diseño repelente al agua, sus 128 GB de almacenamiento y su batería de 2510 mAh (no extraíble y con carga rápida TurboPower de 15W), que los usuarios han identificado como escasa para un uso diario del teléfono. El dispositivo se cierra con una bisagra que permite que el smartphone se doble por la mitad sin dejar espacio entre las dos partes de la pantalla.La cámara 16 megapíxeles del Motorola cuenta con funciones como la visión nocturna y la inteligencia artificial integrada. Su modo de color selectivo permite elegir un color principal que mantener y cambia los demás colores de la foto a blanco y negro.Además cuenta con un modo ‘cinemagrafía’ que da al usuario la posibilidad de tener foto y vídeo a la vez: mantiene una parte de la captura en movimiento mientras congela todo lo demás. Se suma también al ya casi indispensable modo retrato y, además, utilizando la inteligencia artificial, analiza las caras y hace automáticamente una foto cuando todos los que salen en el encuadre estén sonriendo.¿Cuándo lo podremos tener? Motorola anuncia que saldrá en preventa en Estados Unidos y algunos mercados europeos a partir del próximo mes de diciembre, pero hasta enero de 2020 no podrá adquirirse. Se ha fijado un precio de 1.499 dólares (unos 1.360 euros) y solo estará disponible en un color.La compañía propiedad de Lenovo se suma así al floreciente (aunque aún por terminar de convencer a los usuarios) mercado de los teléfonos plegables. Le preceden otros gigantes como Samsung o Huawei, pero Motorola ha sabido lanzar su smartphone compacto con el gancho melancólico de uno de sus modelos más emblemáticos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies