Tecnología

Pasear con niños en tiempos de pandemia: esta herramienta te ayuda a planificar rutas seguras para poder cumplir la distancia social recomendada

Ahora que parece que el inicio de un largo camino hacia el desconfinamiento se abre ante nosotros con la salida de los niños a las calles, otros temores y dudas nos pueden inundar: ¿estoy cumpliendo la distancia de seguridad con el resto de la gente? ¿Podré cumplirla en la práctica, en ciudades como Madrid o Barcelona, con millones de habitantes?

Puede que una forma útil y curiosa de lograr este objetivo sea la propuesta por Inspide, una empresa tecnológica de geointeligencia: se trata de una herramienta que permite a los ciudadanos de Madrid planificar su movilidad peatonal cumpliendo la distancia social recomendada por el Gobierno gracias al análisis de todas las aceras de la ciudad.

Basándose en un distanciamiento social de entre 1,5 y 2 metros de separación, como recomiendan las autoridades sanitarias, esta startup ha ideado un sistema de ‘distanciamiento peatonal’, un mapa con un indicador en el que puedes elegir los trayectos más seguros para ti y tus hijos.

“Para reducir el riesgo de contagio es imprescindible contar con aceras anchas, que permitan guardar la distancia de seguridad adecuada, y suponiendo que una persona requiere un espacio de entre 0,7 m y 0,8 m para caminar, la anchura mínima para garantizar la seguridad de las aceras debería ser de 3 metros”, explican los creadores de la plataforma.

Esta herramienta en forma de mapa se basa en un código de color: las zonas en amarillo son las aceras más estrechas, y según va cambiado la tonalidad hacia el morado, pasando por naranja, rojo y rosa, significa que aumenta el ancho de las mismas. Es decir: las calles coloreadas de amarillo no cumplen la distancia recomendada entre dos peatones.

Desde la plataforma puedes investigar si la ruta a pie que pretendes hacer es o no segura introduciendo el origen y el destino de tu paseo. Inspide ha desarrollado la herramienta a partir de los datos abiertos del Ayuntamiento de Madrid, pero aseguran que “es aplicable a todas las ciudades españolas que cuenten con una fuente de datos similar”.

Según informan desde la startup, la creación de esta herramienta “ha permitido detectar estrechamientos o tramos concretos de Madrid en los que el ancho imposibilita recorrerlos con seguridad”, así como “zonas enteras donde los residentes no cuentan con ninguna alternativa para ir al supermercado o la farmacia por una acera que les asegure mantener el distanciamiento recomendado en caso de cruzarse con otro transeúnte”.

Por ejemplo, solo mirando el mapa se puede detectar que áreas como Malasaña, Chueca, Lavapiés, La Latina o la zona colindante a Las Ventas son prácticamente todo calles amarillas, es decir, con una anchura menor a los 3 metros que se necesitan para respetar la distancia social de entre 1,5 y 2 metros de separación.

Este problema ha sido también expuesto este misma semana por la Asociación de Viandantes a pie y la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), que han propuesto una serie de demandas de movilidad destinadas a garantizar, en la fase de desconfinamiento, que los desplazamientos a pie sean seguros.

Entre estas medidas se encuentran la ampliación de aceras y la ocupación temporal de calzadas, la creación de nuevas áreas de prioridad peatonal y la declaración de Madrid como Ciudad 30.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies