Tecnología

Posponen el lanzamiento de la cápsula Crew Dragon de la NASA y SpaceX debido al mal tiempo

El lanzamiento de la Misión Demo-2, que iba a llevar a dos astronautas de la NASA a la Estación Espacial Internacional (EEI) desde suelo estadounidense por primera vez desde 2011, fue suspendido este miércoles por las condiciones climatológicas en el Centro Espacial Kennedy, en Florida (EE UU), y se realizará el próximo sábado, informó la propia NASA.

La alta nubosidad y una tormenta eléctrica en la zona llevaron a cancelar el despegue del cohete Falcon 9 de la compañía aeronáutica SpaceX con la nave tripulada, quince minutos antes de que se produjera.

El administrador de la NASA, Kim Bridenstine, informó además en su cuenta de Twitter de que el aplazamiento del despegue se decidió porque la seguridad de los dos tripulantes de la nave, Douglas Harley y Robert Behnken, es la principal prioridad en la misión.

El lanzamiento estaba previsto para las 16:33 hora local (20:33 GTM), cuando iba a despegar desde la plataforma 39A del Centro Espacial Kennedy, con el presidente de EE UU, Donald Trump, y el vicepresidente, Mike Pence, entre los testigos presenciales.

Los dos astronautas estaban ya instalados en la cápsula cumpliendo los procedimientos previos al despegue cuando, a solo 16 minutos del despegue, fueron informados de que el lanzamiento debía posponerse por las condiciones meteorológicas adversas.

Al informar del aplazamiento, la NASA dijo que veinticinco minutos después de la ventana de lanzamiento se habrían producido las condiciones propicias.

«Podemos ver algunas gotas de lluvia en la ventana y hemos supuesto que estaba demasiado cerca de la plataforma de lanzamiento en el momento en el que no debería estar. Lo entendemos y apreciamos el trabajo de todos aunque estamos un poco alicaídos. Aun así, son cosas que pasan y volveremos a intentarlo el sábado», dijo el astronauta Doug Behnken desde la cápsula.

Inicialmente, las previsiones meteorológicas auguraban un 50% de probabilidades de que se pospusiera el lanzamiento y, al no mejorar, habrá que esperar hasta las 15.22 (19.22 GTM, 21.22 hora peninsular española) del sábado para la siguiente ventana de lanzamiento.

Después de dos horas a bordo de la cápsula, los astronautas volvieron a las instalaciones del Centro Espacial Kennedy donde pasarán los próximos días junto a sus familias e iniciarán los preparativos para el nuevo despegue.

El clima parece que mejorará de cara al sábado y las probabilidades de que se produzcan las condiciones climáticas propicias aumentarán hasta el 60%, según indicaron los expertos tras la cancelación del despegue.

Este contratiempo es «muy común», según afirman los responsables de la NASA, y ahora solo queda «esperar que el clima sea mejor el sábado». «Se trata de otro ensayo, nunca son suficientes ensayos cuando se trata de viajar al espacio», decían los comentaristas de NASA TV.

La tormenta tropical Bertha, que se formó durante la mañana del miércoles a lo largo de Carolina del Sur, y el dinamismo del clima en el estado de Florida fueron dos de las principales razones por la que SpaceX y la NASA decidieron posponer el despegue.

Se trata de la primera misión espacial tripulada privada de la historia, conocida como Demo-2 y podrá verse en directo. Tanto SpaceX como la NASA emitirán un streaming desde sus respectivas páginas web.

El objetivo de esta misión es certificar la validez de los sistemas de lanzamiento de vuelos espaciales de SpaceX (plataforma de lanzamiento, cohete, cápsula y capacidad operacional) para la futura «comercialización» de la órbita terrestre tras viajar a la EEI y pasar entre seis y dieciséis semanas realizando investigaciones y analizando el funcionamiento de la nave.

Se trata de algo un tanto extremo, entre otras cosas porque la cápsula Crew Dragon llegará a acelerar a unos 27.000 kilómetros por hora, hasta alcanzar la altura adecuada para estar en órbita.

En cuanto al trabajo de los astronautas, Behnken supervisará la unión y desunión con la EEI y las actividades cuando la cápsula permanezca acoplada, mientras que Hurley será responsable del lanzamiento, aterrizaje y recuperación.

Además de ser la primera vez que una empresa privada lleve personas al espacio, el lanzamiento supondrá volver a hacerlo desde Estados Unidos -algo que no se hace desde 2011- y, además, gestionado por una empresa nacional.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies