Tecnología

Prueban con éxito un sistema de cancelación de ruido virtual: unos auriculares ANC ‘sin auriculares’

Un grupo de investigadores del Centro de Audio, Acústica y Vibración de la Universidad de Tecnología de Sídney ha estado trabajando en un nuevo tipo de sistema de cancelación de ruido virtual. La principal novedad es que aleja los componentes ‘Active Noise Cancelling’ del equipo de audio personal y los coloca en el reposacabezas de una silla. Es decir, unos auriculares con cancelación de ruido, pero sin auriculares.

En la información, recogida en IEEE Spectrum, explican que los auriculares con Control Activo de Ruido o Cancelación Activa de Ruido –ANC– dependen de la atenuación pasiva del sonido desde el acolchado y las copas de los mismos. Esto los convierte en unos dispositivos realmente efectivos, pero también, advierten, incómodos, “e incluso dañinos”, si se usan durante periodos prolongados de tiempo.

En 1989, recuerdan, se lanzó el primer prototipo funcional de auriculares ANC para la industria de la aviación. Dos años más tarde, ANC se utilizó para controlar el ruido en un espacio cerrado, concretamente para el modelo de techo rígido del Nissan Bluebird. Sin embargo, sostiene Tong Xiao, uno de los investigadores, “este sistema de reposacabezas ANC ha experimentado muy poco progreso a lo largo de los años en comparación con los auriculares ANC”.

Los reposacabezas ANC existentes, exponen, utilizan micrófonos colocados en posiciones estratégicas alrededor de la cabeza del usuario para muestrear los sonidos que les llegan. Estas configuraciones son las mejores para tratar con ruidos de baja frecuencia de hasta 1 kHz. Sin embargo, el control de ruido pasivo proporcionado por la amortiguación y las ventosas disponibles en los auriculares, que reducen los ruidos de alta frecuencia de manera más efectiva, no existe. Estas altas frecuencias incluyen el habla humana, que está entre los 4 y los 6 kHz.

Por lo tanto, los investigadores necesitaban demostrar un sistema ANC que funcionara con frecuencias altas y bajas. Así que utilizaron un sistema de detección acústica remota construido alrededor de un vibrómetro láser Doppler (LDV), que mide las vibraciones sin contacto en un amplio rango. En sus pruebas, colocaron una pequeña membrana retroreflectante del tamaño de una joya en la oreja para recoger el LDV. La prueba fue un éxito, informa Xiao, con cancelación de ruido activa a 6 kHz y atenuación de 10 a 20 dB. Los investigadores probaron su sistema en tres tipos representativos de ruidos ambientales: el interior del avión, el ruido de vuelo y el habla.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies