Tecnología

¿Qué ha sido de las apps de rastreo de COVID? Así las están usando en los principales países del mundo

Radar COVID, la aplicación móvil de rastreo de positivos de coronavirus del Gobierno de España, finalizó el pasado 3 de agosto su fase de pruebas en la isla canaria de La Gomera. Y lo ha hecho, según apuntaron desde el Ejecutivo estatal, “de forma satisfactoria”, al conseguir una media de «6,4 contactos estrechos de riesgo detectados por positivo simulado confirmado», lo que supone doblar los contactos que detectan los rastreadores.

Son muchos los territorios que pondrán en marcha (algunos ya lo han hecho) este tipo de mecanismos de detección precoz de infectados. De momento, os contamos como están usando los principales países del mundo las apps de rastreo de Covid-19.

Se prevé que el lanzamiento de Radar COVID en todo el territorio nacional tenga lugar a mediados de septiembre. Desde que se empezó a trabajar con este tipo de aplicaciones, y una vez que Google y Apple unieron fuerzas para la creación de un sistema de rastreo (rechazado por países como el Reino Unido), la privacidad ha sido el aspecto más polémico: respecto a la aplicación española (que emplea la tecnología de Apple y Google), el Gobierno ha asegurado que será de uso voluntario y garantizará la privacidad en todo momento.

Mediante conexión Bluetooth, explican, la app utiliza los identificadores anónimos que emiten los teléfonos. Así, en el caso de que dos dispositivos hayan estado durante 15 minutos a dos metros o menos de distancia, «ambos guardan el identificador anónimo emitido por el otro». De esta forma, si a algún usuario se le diagnostica positivo de Covid-19, puede dar su consentimiento para que la información que albergue su teléfono móvil sea usada para notificar a Salud.

Según un estudio de Sensor Tower, que se publicó el pasado 14 de julio, el 9,3 % de los residentes en los 13 países más poblados del mundo han instalado apps de rastreo de Covid-19. Por países, aquellos en los que las diferentes aplicaciones tuvieron mejor acogida fueron estos: Australia (21,6%), Turquía (17,3%), Alemania (14,4%), India (12,5%) e Italia (7,2%).

Serían 173 millones de casi 1.900 millones de personas. Si se separa por territorios, en la India habría 127,6 millones de personas con la app descargada; 11,1 millones en Turquía; 10,4 millones en Alemania; 4,6 millones en Indonesia y 4,5 millones en Australia.

De las que mayor impacto inicial tuvo ha sido Corona Warn-App, la aplicación de rastreo de casos de Covid-19 de Alemania, que comenzó a funcionar el 16 de junio con 6,5 millones de descargas en sólo 24 horas. El 28 de julio pasado, según el Robert Koch Institut, ya había alcanzado los 16,4 millones, ergo, casi el 20% del total de habitantes.

La primera app que se puso en marcha en Europa, el pasado 15 de junio, fue la del Gobierno de Italia y se llamó Immuni. En su primera semana, la descargaron 3,35 millones de personas. Esta aplicación –también nacida de la API de Google y Apple– garantiza la privacidad, no tiene acceso a los movimientos de las personas y no sabe con quién se reúnen, tal y como se explicó desde el Ejecutivo italiano.

Desde el primer momento, el Gobierno británico se mostró reacio a implantar el sistema de Apple y Google. Por el contrario, apostaron por un mecanismo propio y centralizado, o sea que todos los datos recibidos serían encriptados y gestionados por la Administración. Se lanzó en pruebas en mayo y, sólo una semana después, Dido Harding, su responsable, ya asumía su mal funcionamiento.

A finales de junio, decidieron dar marcha atrás y optar por una app compatible con el modelo de Google y Apple. ‘Test and Trace’, que era el nombre de la aplicación, sólo estaba llegando a una de cada cuatro personas contagiadas.

Una noticia publicada por EFE News, el pasado 8 de julio, apuntaba que en Estados Unidos funcionan alrededor de 20 aplicaciones de rastreo. El motivo, esgrimían, es que Google y Apple no permitían el uso de su app sino tenía la anuencia estatal. En el país norteamericano, a tenor de una encuesta publicada en junio por Business Insider, sólo tres estados dijeron que se habían comprometido con el modelo de Google-Apple, 19 dijeron que no, 17 no se planteaban establecer ningún medio de rastreo que partiera de los teléfonos móviles y 11 no respondieron.

Poco se sabe de la aplicación china, que se apoyó en las plataformas Alipay y WeChat. No aparece en el listado de Sensor Tower, algo que puede deberse a su poca implantación o a la falta de información.

Aaragoya Setu es la app de rastreo de casos de coronavirus en India. Se lanzó en marzo y ya hemos comentado que el porcentaje de descargas –respecto a la población total– es del 12,5 %. Quizás tenga que ver el hecho de que las autoridades indias obligan a los ciudadanos a usar la app si quieren “evitar represalias”. Un texto elaborado desde el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) criticaba la aplicación por no ser voluntaria, no limitar el uso de datos que obtiene y recopilar más datos de los necesarios.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies