Tecnología

Qué son las cámaras de detección de temperatura y cómo pueden ayudar en la crisis del coronavirus

La crisis sanitaria del coronavirus está agudizando el ingenio de muchas empresas. Las medidas aplicadas para mantener la seguridad en las mismas van desde algo tan básico como el uso de mascarillas hasta sofisticados sistemas tecnológicos, como cámaras que miden la temperatura corporal en tiempo real.

Típicamente, las cámaras termográficas han sido utilizadas en la lucha contra incendios, ya que lo que hacen es mostrar la radiación infrarroja como luz visible, permitiendo que las personas vean áreas de calor a través del humo, de barreras permeables al calor o de la oscuridad.

Esa funcionalidad les permite también ser utilizadas para escanear la temperatura corporal de las personas desde una distancia segura, de manera que se pueda saber sin el mínimo contacto si alguien tiene fiebre o no, uno de los síntomas más comunes de la enfermedad COVID-19.

20 MINUTOS ha hablado con una empresa que comercializa e instala cámaras termográficas, tecnología que se ha popularizado como método de prevención ante el coronavirus y cuyo uso se está expandiendo en el mundo laboral.

Se trata de Ferpal, una empresa que originalmente se ha dedicado a la fabricación e instalación de puertas y persianas automáticas, pero que no ha querido “quedarse atrás en la lucha contra el virus y no ha dudado en innovar en su propuesta de negocio, comenta su directo, Juan Ruiz.

La compañía zaragozana trabaja desde hace semanas implementando estos dispositivos en oficinas, naves industriales, aeropuertos, supermercados y hospitales. “En España esta tecnología se conoce menos, pero cada vez más espacios la están instalando como forma eficaz de prevención, además de las recomendaciones y protocolos sanitarios. Tenemos una alta demanda”, añade.

Ferpal comercializa dos tipos de cámaras termográficas: una cámara dual termográfica junto a un software de monitorización, con precisión de +- 0.5ºC, que funciona a una distancia de entre 4 y 9 metros y que no necesita instalación; y una cámara dual, blackbody y software de monitorización, que permite alcanzar una precisión de +- 0.3ºC y está recomendada para la detección de fiebre con una altísima precisión en las zonas más transitadas. En este caso su instalación y uso es más complejo, por lo que es necesaria la supervisión de un técnico.

Cuando entras por la puerta de la empresa tecnológica NODRIZA tech encuentras una solución hidroalcohólica para desinfectar las manos, mascarillas quirúrgicas… y una cámara termográfica que mide la temperatura de cada persona que pase por delante de ella.

“Hemos elaborado un plan de desescalada interno con el objetivo de volver progresivamente al lugar de trabajo. Hemos hecho grupos de trabajo para que las personas acudan en diferentes horarios y turnos y solo coincidan en oficina un número reducido de personas de una forma controlada”. “Queremos que las personas se encuentren cómodas y seguras para volver progresivamente a nuestras instalaciones”, explican desde la compañía.

Con la vuelta a los bares y las terrazas, el Mercado Gastronómico Puerta Cinegia ha visto la utilidad de este servicio y ha instalado también cámaras termográficas para el control de la temperatura.

Isabel Ortiz, una de sus propietarias explica que la decisión de la instalación de este tipo herramienta responde al “compromiso con prevención y seguridad” con los clientes y empleados, y una de las “medidas necesarias” para reforzar sus “protocolos sanitarios” -desinfección con ozono, reestructuración de mesas para ampliar distancias, entre otros-.

Aquí, lo importante, es un matiz: si la herramienta implementada para la medición de la temperatura registra o no datos o identifica o no a las personas.

En palabras de Andrés Ruiz, abogado tecnológico especialista en Privacidad en Metricson: “En el caso de que las herramientas únicamente capten temperatura de forma aislada o las cámaras térmicas no graben y solo midan temperatura en tiempo real a ‘entes’ no identificables esa temperatura no sería considerada un dato de salud”. En estos casos, incluso, “podríamos estar fuera del ámbito de aplicación de la normativa sobre protección de datos”, añade.

¿Puedes negarte a un control por parte de cámaras térmicas? No, o sí si al mismo tiempo quieres perder la posibilidad de entrar al local controlado por esta tecnología, explica Ruiz.

¿Puede una empresa utilizar esta tecnología de detección térmica para analizar a sus empleados? “Sí. Existe base legal para que la empresa pueda medir la temperatura y conocer datos de salud de sus empleados ya que de la normativa sobre Prevención de Riesgos Laborales se desprende que el empresario tiene el deber de protección de sus trabajadores frente a riesgos laborales, debiendo garantizar la seguridad y salud de todos los trabajadores a su servicio”, dice Ruiz.

“En todo caso, si una empresa decide hacer uso de esta tecnología debe de cumplir con el resto de los principios que establece la normativa sobre protección de datos personales”, concluye el abogado.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies