Tecnología

Singapur aprueba la venta del ‘pollo de laboratorio’: carne cultivada en biorreactores con células animales

Recién salido del biorreactor –no del horno–. Es el ‘pollo de laboratorio’: carne de pollo cultivada en biorreactores con células animales. Singapur se ha convertido en el primer país del mundo que autoriza la venta de carne de laboratorio, después de dar su anuencia a la empresa norteamericana Eat Just para que la comercialice.

En una nota publicada por Reuters, la compañía se enorgullece de haber recibido esta aprobación regulatoria de la también llamada carne limpia, ya que no proviene de animales sacrificados. La carne, informan, que se venderá en forma de pepitas, tendrá precio de pollo de alta calidad y, “en un plazo muy cercano”, se podrá consumir en un restaurante de Singapur, afirmó el cofundador y director de Eat Just, Josh Tetrick.

Esta carne de pollo cultivada a partir de células animales es una de las alternativas a la carne común que han surgido en los últimos tiempos, debido al incremento en la preocupación de los Estados y los consumidores por el bienestar animal y el medioambiente. En este caso, ha sido aprobada por la Agencia de Alimentos de Singapur, que subrayó que había revisado todo el proceso, el control de fabricación y las pruebas de seguridad.

Tetrick señaló en una entrevista que también estaban tratando de conseguir el permiso de los reguladores estadounidenses para comercializar esta carne de pollo cultivada en biorreactores: “Me imagino que lo que pasará es que Estados Unidos, Europa Occidental y otros verán lo que Singapur ha podido hacer, los rigores del marco que elaboraron e intentarán usarlo como plantilla para armar su propio marco”, argumentó.

Todo parece indicar que la comercialización y el consumo de carne de laboratorio será cada vez más habitual. También España. En marzo de 2020, Íñigo Charola, CEO de Biotech Foods –una empresa guipuzcoana pionera en el sector–, participó en Congreso ECOC de Productos Cárnicos y Elaborados, donde aseguró que “la carne cultivada llegará antes de lo que creemos” y que las inversiones en esta carne de laboratorio “se han duplicado año tras año desde hace cuatro”.

En el mismo evento, Mercedes Vila, directora científica de la empresa, detalló que «la carne cultivada en el laboratorio requiere un 80% menos de tierra, un 94% menos de agua y un 76% menos de emisiones de gases de efecto invernadero para su producción; además, evita el sacrificio animal y no conlleva problemas relacionados con la seguridad alimentaria».

El propio Charola firmó un artículo de opinión en 20 Minutos en noviembre de 2020 en el que destacaba que el Parlamento Europeo acababa de rechazar una enmienda que pedía “limitar denominaciones como ‘hamburguesa’, ‘salchicha’, ‘filete’ y ‘escalope’ exclusivamente a los productos cárnicos tradicionales”. La propuesta no salió adelante, “afortunadamente”, decía el CEO, ya que supone “poner obstáculos a la introducción de nuevos alimentos estrictamente testados que permiten diversificar la cadena de suministro alimentaria”.

Singapur ha dado un paso definitivo aprobando la venta de carne de pollo de laboratorio cultivada en biorreactores. ¿Aprobarán pronto otros países esta ‘carne limpia’?

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies