Tecnología

SpaceX y su misión a Marte: ¿qué falló en el lanzamiento de Starship? ¿Se volverá a intentar?

Todo lo que hacen SpaceX y su director general, Elon Musk, causa de normal bastante revuelo. Pero ayer la expectación era enorme con más motivo: después de ocho años desde que se anunció su desarrollo, la nave espacial Starship estaba lista para su primer vuelo de prueba a gran altitud.

La cuenta atrás para el famoso ‘liftoff’ se hizo esperar y mucho, retrasando el lanzamiento primero dos horas de manera oficial hasta que finalmente anunciaron que sería a las 23:30 hora peninsular española.

Cuando por fin conectaron, con poco más de cinco minutos por delante, los espectadores empezaron a descontar tiempo… hasta que la retransmisión en vivo paró la cuenta regresiva cuando solo quedaban 1,3 segundos y los mismos controladores del despegue dieron el aviso: ‘Raptor abort’.

Un aborto automático de los motores Raptor fue el causante de que no viéramos volar la futurista nave espacial de SpaceX por el cielo de Boca Chica, Texas (EE UU). Precisamente probar esos motores era uno de los objetivos del lanzamiento de la Starship a una altitud de unos 12,5 kilómetros, la más alta hasta ahora.

SpaceX ya ha realizado varios vuelos de prueba de prototipos de la nave, pero esos modelos más simples no superaron los 150 metros. Además, la versión de acero inoxidable en la plataforma de lanzamiento de este martes era la primera en presentar un cono de nariz, aletas de carrocería y tres motores Raptor.

Esta prueba de vuelo suborbital a gran altitud del prototipo número de serie 8 (SN8) había elevado las ilusiones de muchos de estar un paso más cerca de Marte y de la conquista espacial. Aunque el propio Musk había minimizado las expectativas para este primer gran vuelo, diciendo que es posible que no logre su altitud objetivo.

La compañía tiene la intención de usar Starship, la etapa superior sobre cohetes propulsores Super Heavy, para poner satélites masivos en órbita alrededor de la Tierra y enviar personas y carga a la Luna y Marte, un planeta que según Musk podríamos poder pisar de aquí a seis años, y “con suerte” en 2024.

Recordemos que el sistema de transporte consta de dos elementos, ambos diseñados para ser completamente reutilizables: una nave espacial de 50 metros de altura -Starship- y un cohete de unos 70 metros -Super Heavy-, el cual es necesario para salir de la Tierra y aterrizará después de poner la Starship en órbita. La nave estelar final tendrá seis motores Raptor y Super Heavy será impulsado por unos 30 Raptors.

No está claro cuándo el SN8 tendrá su próxima oportunidad de volar, ya que la compañía no ha dado ninguna información oficial además del breve tuit y una nueva prueba dependerá de la causa del aborto y de lo difícil que sea arreglarlo. Pero, según informó SpaceX previamente, hay ventanas de lanzamiento disponibles tanto el miércoles como el jueves -9 y 10 de diciembre-.

Si finalmente se logra elevar la Starship esos deseados 12,5 kilómetros, será otro hito más en la carrera de la compañía aeroespacial que podría suponer el fin de la era de los saltos cortos y el inicio del viaje a Marte de la humanidad.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies