Tecnología

Trabajo y coronavirus: ¿están las empresas preparadas para teletrabajar?

La crisis sanitaria del coronavirus está poniéndose ya seria: centros educativos cerrados, eventos deportivos sin público, conferencias, congresos y citas culturas canceladas y muchas empresas vacías, con sus trabajadores trabajando desde casa.

Estas medidas restrictivas han puesto en guardia a muchos ciudadanos, a quienes les invaden las dudas, especialmente sobre cómo va a funcionar su vida laboral si su empresa establece que se imponga el teletrabajo.

¿Estamos preparados para teletrabajar? La respuesta a esta pregunta depende de muchos factores. “Depende sobre todo de la infraesctructura de la empresa y de cómo estén montadas las cosas en esta”, explica Carlos Marzo, responsable de Ingeniería de Sistemas en Hiberus Tecnología.

“Aquellas empresas que trabajen con entornos cloud y aplicaciones web no necesitarán nada más que un equipo y una conexión de red para acceder a sus herramientas de trabajo y a los archivos de la empresa”, añade Marzo.

Los ‘problemas’ llegan cuando “la arquitectura de trabajo de la empresa es o bien una solución híbrida -con cosas en cloud y cosas en el servidor local de la empresa- o bien está basada por completo en local”. En estos casos hay que buscar una manera de que el trabajador acceda a la empresa desde su casa de forma segura, de manera que tus archivos no queden expuestos al vasto universo de Internet.

“Lo ‘más sencillo’ para poder acceder al servidor local de tu empresa sería que la empresa montara líneas VPN -‘Virtual Private Network’, en inglés ‘Red Privada Virtual’-, dan accesos muy seguros y conexión cifrada punto a punto”, dice el experto en Ingeniería de Sistemas. Con las redes VPN el trabajador tiene acceso desde su casa a todos los recursos que tendría en la oficina, es decir, sería como si estuviera allí. Sin embargo, plantea dos dificultades: montar toda esa infraestructura no es muy rápido y le requiere al trabajador una conexión potente a Internet en su casa.

No obstante, este tipo de solución es poco viable si tu trabajo requiere manejar archivos muy pesados o aplicaciones y equipamientos que requieren equipos potentes -por ejemplo, empresas que se dedican a diseñar y trabajar en 3D-. “Para esos casos lo mejor es buscar una solución de virtualización del escritorio, es decir, usar herramientas que permitan conectarse a un equipo de forma virtual”, asegura Marzo. Esta solución de ‘escritorio virtual’ tiene como ventaja que no necesita que la conexión a Internet de casa sea muy potente -sin embargo, es también una solución mucho más cara-.

Una última vía sería convertirse a cloud y hacer que sus recursos estén en la nube pública, siempre -claro- cifrándolos y haciéndolos privados, disponibles solo para los trabajadores. Esta infraestructura es la más rápida, podría estar en marcha prácticamente en cuanto la contratas.

Lo primero que hay que hacer, subraya Marzo, es identificar qué perfiles se pueden ir a casa a trabajar y cuáles no e identificar qué servicios es necesario tener habilitados.

Según el experto en infraestructuras informáticas “prácticamente no debe quedar ninguna empresa que no sea capaz de poner a disposición de sus empleados un medio de poder trabajar de forma remota, desde fuera de la oficina”, lo que sucede es que, normalmente, esos medios están pensados para un pequeño número de personas: gente que está de viaje de trabajo o que necesita conciliar y trabaja desde casa, por ejemplo.

¿Qué problemas se podría encontrar una empresa? Por ejemplo, si es una compañía que tiene una línea pequeña de salida a Internet, con poco caudal, y necesita ampliar de la noche a la mañana esa línea. Esto no será posible, porque ninguna operadora podrá dar ese servicio tan rápido.

Incluso en lo que se refiere a equipos se podrían complicar las cosas: “Con la situación de crisis del coronavirus, ahora mismo conseguir un portátil se está poniendo difícil porque muchas empresas están comprando equipos por si tienen que mandar a su gente a casa y además porque el parón industrial en China afecta”.

Y es que cuando las compañías diseñan planes de contingencia para su sistema informático, piensan en cosas como que haya un incendio en la sala de los servidores o que sean víctimas de un ciberataque, afirma Marzo, pero “no piensan en la posibilidad de tener que mandar a casa a toda su plantilla”.

En palabras de Marzo, experto en infraestructuras informáticas, “evidentemente, si te limitas a abrir tus archivos al mundo, estás abriendo la puerta e invitando a todos los cibercriminales”. Pero, que no cunda el pánico: si se toman las medidas de seguridad adecuadas, no habrá ningún problema.

Lo más básico es, por un lado, que la comunicación entre el equipo del trabajador y la oficina sea una comunicación cifrada y, por otro lado, que se asegure también todo lo que se configure en la nueva red, que deberá definirse como red privada.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies