Tecnología

Un adolescente inventa un reloj que avisa si te tocas la cara para evitar contagios de coronavirus

Es una de las frases más repetidas durante la pandemia: no hay que tocarse la cara, especialmente boca, nariz y ojos, sin haberse lavado antes las manos. Y también es una de las prohibiciones más difíciles de cumplir porque tocarse la cara forma parte de nuestros gestos habituales: rascarse, apartarse el pelo, tocarse la frente en señal de sorpresa o el mentón en momentos de duda.

Max Melia es un joven de 15 años de Reino Unido que ha tenido una idea sobre cómo podemos evitar estos gestos inconscientes. Ha inventado Vybpro, un reloj inteligente que te avisa si te tocas la cara con el objetivo de evitar un posible contagio por coronavirus.

“Al ver esta pandemia en las noticias, quedó claro el efecto devastador que estaba teniendo en la vida de las personas en todo el mundo”, dijo Max a CNN. “Sin embargo, no fue hasta que vi la gravedad del virus de primera mano, cuando mis padres contrajeron Covid-19, que realmente aprecié lo que estábamos tratando”.

El reloj funciona al reconocer los gestos asociados con los movimientos de las manos hacia la cara. Combinando “tecnología y algoritmos únicos” para diferenciar entre los toques de cara predichos y otros movimientos de la mano, el reloj vibra cada vez que la mano de un usuario se acerca a la cara. Max recomienda usar un reloj en cada muñeca para controlar los movimientos de ambas manos.

Visualmente es como una pulsera de actividad: lleva una banda impermeable de silicona y un diseño de cápsula sellada para permitir la resistencia al agua, incluido el sudor, la lluvia y el lavado de manos. El reloj es recargable.

Max y su madre, Natalie Melia, tuvieron la idea por primera vez en 2018 para prevenir el resfriado y la gripe. Pero la pandemia del coronavirus impulsó a Max a ponerse a trabajar.

Utilizando el trabajo conceptual y la investigación que su padre, Richard Melia, reunió a principios de año, Max colaboró con un diseñador de producto que rápidamente pudo producir un prototipo funcional y un prototipo cosmético de la versión final del dispositivo.

Max lanzó una campaña de crowdfunding para finalizar el desarrollo y poner el reloj en producción y finalmente llevarlo al mercado. Hasta ahora, ha recaudado 15.000 de los 74.000 dólares necesarios.

“Todas las ganancias obtenidas de las ventas tempranas se destinarán a proporcionar relojes gratuitos a personas vulnerables y trabajadores de primera línea, como aquellos en hogares de ancianos y trabajadores de sanidad del Servicio Nacional de Salud (NHS)”, informa CNN. Dos de estas pulseras podrían costar unos 100 euros y, si el equipo alcanza su objetivo de financiación, podría estar en las muñecas de las personas en septiembre de 2020.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies