Tecnología

Una startup danesa diseña centrales nucleares flotantes para dar electricidad a países en vías de desarrollo

En Seaborg Technologies, una startup danesa creada en 2014 en Copenhague, se han marcado un reto realmente ambicioso: conseguir que, a mediados de la década actual, sus pequeñas centrales nucleares flotantes doten de electricidad a países en vías de desarrollo. Estiman, como se apunta en esta noticia de The Guardian, que puede ser una alternativa barata y viable a los combustibles fósiles.

Los pequeños reactores nucleares creados por Seaborg podrán ser transportados en barcos y ayudar a países que no tienen una red de energía capaz de generar proyectos de energía renovable. Lo que hace que muchos de ellos continúen utilizando plantas de gas, diésel y carbón. Las barcazas pueden ir equipadas con una o más de estas mini centrales nucleares flotantes.

Troels Schönfeldt, director ejecutivo de Seaborg, estima en The Guardian que su compañía tardará dos años en tener listo este reactor nuclear flotante. El objetivo, explicó, es que empiecen a recibir pedidos a finales de 2022. Las barcazas nucleares, dijo, se construirán en los astilleros de Corea del Norte y serán llevadas allá donde se necesiten. Podrán estar ancladas hasta 24 años.

Hasta el momento, la startup ha recaudado en torno a 20 millones de euros de diversos inversores privados. Además, ya recibió la primera de las necesarias autorizaciones, en este caso, la del American Bureau of Shipping.

Schönfeldt señala que el margen de crecimiento de la demanda energética en el mundo en desarrollo es tremendo. “Si no somos capaces de hallar una solución energética para estos países, recurrirán a los combustibles fósiles y seguramente no cumpliremos con nuestros objetivos climáticos«.

La energía nuclear, recuerdan en The Guardian, ya se ha utilizado a bordo de embarcaciones para propulsar submarinos o petroleros ‘rompehielos’, sin embargo, lo propuesto por Seaborg supondría el primer caso de una central nuclear flotante disponible comercialmente para aquellas naciones que estén interesadas.

Desde Greenpeace se ha recibido esta noticia con suma preocupación. En el artículo mencionado, uno de sus miembros asegura que los reactores nucleares flotantes son una “fórmula perfecta para el desastre, con todos los defectos y riesgos de las centrales nucleares incluidos”. Señala, por añadidura, que es imprevisible cómo puede reaccionar la naturaleza ante estas operaciones sobre el agua: “Estoy pensando en tormentas, tsunamis”, advirtió.

Desde Seaborg, obviamente, se deja claro que el reactor ha sido diseñado para ser absolutamente seguro incluso en el peor de los accidentes. Tiene un sistema, expuso Schönfeldt, que hace que el material radiactivo “forme una roca sólida fuera del núcleo del reactor para que no pueda dispersarse gas o líquido nocivo en el aire o en el mar de manera catastrófica”.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies