Tecnología

Ya en fase de pruebas la vacuna contra coronavirus financiada por Bill Gates

La Bill y Melinda Gates Foundation es conocida por su carácter filantrópico y su último objetivo es derrotar al coronavirus. La Fundación de Bill Gates y su esposa está financiando una investigación para dar con un tratamiento contra el virus y parece que hay buenas noticias al respecto.

La vacuna para el COVID-19 que respalda esta entidad ha comenzado su etapa de pruebas en humanos en Estados Unidos, según informa Inovio Pharmaceuticals, la compañía de biotecnología que trabaja en dicha vacuna.

“La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. ha aceptado la solicitud de INO-4800 de la compañía, su candidato a la vacuna de ADN diseñado para prevenir la infección por COVID-19, allanando el camino para las pruebas clínicas de INO-4800 en voluntarios sanos a partir de esta semana”, dice la web de la empresa.

Si bien todavía queda un largo camino por recorrer antes de tener una vacuna segura, efectiva y accesible a nivel mundial, esta es sin duda una buena noticia. Los datos preclínicos de la vacuna, que se han compartido con las autoridades reguladoras mundiales, han mostrado “resultados prometedores de respuesta inmune en múltiples modelos animales”, dice la nota de prensa.

El estudio de la vacuna INO-4800 incluye hasta 40 voluntarios adultos sanos de Filadelfia y Kansas. Cada participante recibirá dos dosis de la vacuna con cuatro semanas de diferencia, y las respuestas inmunes iniciales y los datos de seguridad del estudio se esperan para finales del verano.

La compañía planea tener un millón de dosis de la vacuna del coronavirus disponibles para fin de año “para ensayos adicionales y uso de emergencia, a la espera de una orientación y financiación regulatoria adecuada”.

Inovio Pharmaceuticals también desarrolló una vacuna para el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS), asimismo causado por un coronavirus. Aquella fue bien tolerada e indujo altos niveles de respuestas de anticuerpos en el 95% de los sujetos, así como respuestas de células T de base amplia en casi el 90% de los participantes del estudio.

Las respuestas duraderas de anticuerpos a su vacuna utilizada en ese ensayo se mantuvieron durante 60 semanas después de la dosificación.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies