Tecnología

Zepp E: un smartwatch para el día a día con la nitidez de pantalla como reclamo

Hemos probado el reloj inteligente Zepp E, el primer smartwatch de la submarca de Huami Zepp. En 20Bits analizamos la versión circular del dispositivo, aunque la marca también lo comercializa en cuadrado. Son idénticas, exceptuando la forma de la pantalla.

Huami ya se ha ido haciendo un nombre en nuestro país por ser la compañía que está detrás de los wearables Amazfit. Pero con Zepp E han dado un paso más allá, sobre todo en lo que a software y diseño se refiere. Empezamos por el diseño.

Decimos que es distinto que Amazfit en diseño sobre todo por sus materiales: Zepp apuesta para su reloj inteligente por el acero inoxidable en vez del plástico o el aluminio de los de Amazfit. Ya con eso vemos que se trata de un smartwatch más premium.

Además, lleva un cristal 3D curvo y sin borde que enfatizan más esa anunciada calidad. Como dato, podemos decir que tras dos semanas de uso no ha sufrido ningún rasguño, por lo que parece que la resistencia también es buena.

La combinación tiene como resultado un reloj elegante y bastante ligero, con un grosor de 9 milímetros y un peso de 32 gramos. En nuestra opinión es muy cómodo y apenas se nota que lo llevas.

Por terminar con el diseño: lleva un único botón, también en acero inoxidable, con el que puedes activar sus funciones y, por último, viene con una correa de cuero negra.

Nos paramos un segundo en esto último, ya que puede que sea lo que menos nos ha gustado. La correa no es muy resistente: hemos llevado el reloj un par de semanas y ya se ve un poco ajada. La marca incluye una de repuesto en la caja del mismo material y nos da la sensación de que vamos a tener que usarla más pronto que tarde.

Eso sí: Zepp tiene otras opciones para la correa y se pueden intercambiar fácilmente, pero tendrás que comprarlas aparte. Aun así, creemos que en el diseño de la correa en cuero y tan fina fallan en su intención de ser un smartwatch premium.

La pantalla AMOLED de 1,28 pulgadas y resolución de 326 píxeles por pulgada ofrece una nitidez espectacular que nos ha gustado muchísimo. Además, incluye la función de pantalla siempre visible que resulta bastante útil y cómoda.

La claridad, resolución y brillo de esta pantalla son sobresalientes y no podemos poner ningún ‘pero’.

Por dentro es igual de bueno: el rendimiento es más que óptimo, así como la fluidez y la capacidad de respuesta táctil, con desplazamientos suaves y acordes a lo que le pides. Durante el tiempo que lo hemos usado no hemos notado absolutamente nada de lag.

Cuenta con decenas de esferas a elegir, algunas de ellas con módulos personalizables, de manera que podrás mostrar la información y los valores que más te interesen en la pantalla. Vienen cinco esferas preinstaladas, pero puedes descargar más esferas a través de la app del reloj.

En cuanto a los menús, Zepp también te permite modificar el orden desde la aplicación.

Otras de las configuraciones disponibles son el ajuste del brillo -que en automático, por cierto, responde muy bien-, activar la opción de levantar la muñeca para ver la información o la ya mencionada pantalla siempre encendida.

Si presionas una vez el botón accederás a todas las aplicaciones disponibles en el smartwatch y a los widgets que lleva –brújula, temporizador, cuenta atrás y buscar el teléfono-. Si vuelves a presionarlo accederás a la pantalla de inicio.

Si presionas de forma sostenida, se activará la aplicación que hayas configurado en preferencias de usuario, pudiendo elegir entre objetivo de actividad, ejercicio, frecuencia cardíaca, actividades, tiempo, música, temporizador, avisos, alarmas…

Asimismo, tienes varios menús rápidos: si deslizas desde la parte superior de arriba a bajo aparecer varias opciones útiles como linterna, modo no molestar, ajuste del brillo o bloqueo de la pantalla, así como información básica como la temperatura en el exterior o el porcentaje de batería.

Si deslizas de un lado al otro aparecen algunas aplicaciones, las que vienen configuradas por defecto son: objetivo de actividad, frecuencia cardíaca, música, tiempo y PAI -el sistema de evaluación de salud de la marca-.

Por último, los avisos que te van llegando desde el teléfono se pueden visualizar si deslizas de abajo a arriba. No obstante, este reloj no permite la instalación de aplicaciones, así que simplemente replicará las notificaciones de tu móvil. Por lo tanto, deberás tener ambos dispositivos siempre conectados a través del Bluetooth para poder ver los mensajes de las distintas apps en el smartwatch.

Esto significa también que no podrás responder a las notificaciones desde el reloj, tan solo leerlas, ni tampoco responder llamadas -sí podrás colgarlas y descolgarlas, pero tendrás que hablar desde el teléfono-.

¿Y qué hace este reloj? ¿Para qué sirve? Además de ser una buena manera de enterarte de lo que pasa en tu móvil si eres como yo y tienes siempre el teléfono en silencio, Zepp E es un reloj deportivo. Lleva sensor de aceleración, sensor geomagnético, sensor de luz de ambiente y motor de vibración lineal

Con resistencia 5 ATM, tiene 11 modos deportivos, con los deportes más comunes como correr, spinning, esquí, natación, cinta de correr o ciclismo.

Pero además es un smartwatch pensado para la salud, como ya es común. Lleva un sensor óptico de seguimiento biológico que incluye análisis del sueño -que la hace de forma bastante precisa y detallada en sus informes en la aplicación-, medición de la saturación de oxígeno en sangre (SpO2) y control de la frecuencia cardíaca las 24 horas.

En una futura actualización incluirá también la posibilidad de evaluar el nivel de estrés personal -relajado, normal, medio o alto-.

Por último, la autonomía del Zepp E es correcta, muy similar a la de otros relojes con funciones parecidas. Tal y como promete la marca, lo hemos llevado durante 7 días con una sola carga, aunque el séptimo día no ha sido completo. El uso durante este tiempo se podría decir que ha sido el estándar, con brillo automático activado y medición de la frecuencia cardíaca las 24 horas.

Dice la compañía que si lo tienes en ‘modo básico’ la batería puede aguantar hasta 15 días.

El sistema de carga es el clásico, mediante dos pines. Tarda unas dos horas en cargarse por completo.

En resumen: nos ha gustado. Es nítido, ligero y responde a la perfección a los deslizamientos y las peticiones. No hay lag tampoco en las notificaciones y visualmente es muy elegante, si bien es cierto que para mi gusto es un poco grande, pero eso depende de cada uno.

Ojo, no es barato: Zepp E cuesta a partir de 249 euros. Pero lo cierto es que, exceptuando el fallo de la correa y su limitación al no disponer de aplicaciones, es un reloj premium.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies