Videojuegos

‘Killswitch’: la leyenda urbana del videojuego que nadie podía terminar

20MINUTOS.ES

  • Aunque existen imágenes del supuesto juego, es todo un relato de ficción.

Killswitch

Existe una leyenda urbana acerca de Killswitch, un videojuego de finales de los 80 que nadie fue capaz de terminar. ¿El motivo? En realidad, que nunca existió. Fue un invento, un relato de ficción que, pese a ello llegó a ser creíble para muchos hace ya más de 16 años.

Se supone que Killswitch era un juego de unidades limitadas (5.000), puesto en circulación por Karvina Corportation, una supuesta compañía checa de videojuegos. El juego, en blanco y negro, permitía elegir entre dos personajes, Porto o Ghast. Ghast era invisible, incluido para el jugador, de modo que nadie lo elegía.

Con Porto, un personaje femenino, había que salir de una mina de carbón y evitar los ataques de demonios, monstruos y empleados de una compañía ficticia que era propietaria de la mina. El problema es que llegado a un momento del juego, cerca del final, la pantalla se volvía blanca y el juego se borraba de los discos duros.

En 2002, la leyenda nació cuando se difundió que un supuesto japonés llamado Ryuichi Yamamoto había pagado 700.000 dólares por la última copia del juego y creó un vídeo con el progreso del juego en YouTube, pero él tampoco pudo acabarlo.

Finalmente, se desveló el fraude: cuenta la web nostalgia80.com, en un artículo de 2015, que todo había sido ideado por una escritora para promocionar su propia web.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies